El magnesio, un mineral completo

15 febrero, 2018
Descubre a continuación todo lo que debes saber sobre el magnesio para que puedas aprovechar al máximo sus beneficios.

El magnesio, después del calcio y el fósforo, es un mineral de suma importancia puesto que ayuda a mantener el equilibrio energético en las neuronas. Alrededor del 50% del magnesio que contiene nuestro cuerpo se encuentra, sobretodo, en los huesos, y en los tejidos.

¿Cómo logra tal equilibrio? Muy fácil. Este elemento químico esencial no solo funciona como energizante sino también como calmante para el organismo.

Asimismo, el magnesio es clave para nuestro bienestar psicológico. De hecho, las personas que se encuentran bajo altos niveles de estrés tienden a experimentar una pérdida de este elemento.

Se encuentra en la mayoría de los alimentos de hoja verde, legumbres, hortalizas, y especialmente en el cacao, las almendras, harina de soja, cacahuetes, avellanas y nueces.

Cabe destacar que, a pesar de sus excelentes propiedades, este mineral no es tan popular como otros nutrientes esenciales. 

Funciones del magnesio en el cuerpo

El magnesio permite el buen funcionamiento del sistema nervioso, muscular y cardiovascular. Por ende, es de vital importancia para más de 300 procesos químicos en el organismo. Dentro de sus funciones se encuentran las siguientes:

  • Liberación de energía.
  • Producción hormonal.
  • Fortalecimiento de los huesos.
  • Regulación de la presión arterial.
  • Regulación de la glucosa en la sangre.
  • Manutención del sistema inmunitario.
  • Ayuda en la formación de proteínas.
  • Contracción y relajación muscular (incluído el corazón).

Visita este artículo: 3 razones por las que debes incluir magnesio en tu dieta

Beneficios notorios del magnesio

Las 8 afecciones cardiacas más comunes

Desintoxica

El magnesio ejerce también funciones como desintoxicador. También previene el daño que pueden causar los metales pesados y las toxinas, en general.

Por otra parte, el magnesio es fundamental para el proceso de síntesis del glutatión o glutationa. Un tripéptido no proteínico conocido por ser el antioxidante más importante, puesto que protege las células del daño oxidativo y peroxidación.

Reduce la fatiga

fatiga

El magnesio es utilizado por el cuerpo para la liberación de energía. Ya que su relación con la activación del intercambio energético es directa, donde el trifosfato de adenosina se hace presente, corresponde a la energía celular. Por lo tanto, cuando existe un déficit de este mineral, la fatiga suele ser un síntoma frecuente.

Calma y relaja

Dentro de la síntesis y la regulación de ciertos neurotransmisores, como la secreción de la serotonina, que condicionan la conducta y el estado de ánimo, el magnesio actúa como un agente tranquilizante, lo cual consigue aliviar la ansiedad.

Mejora en el descanso

Descansar

La sensación de bienestar es causada, en cierta medida, por el magnesio. Este mineral maneja el ritmo circadiano, o a lo que como comúnmente se le conoce como reloj biológico. ¿Y cómo actúa? Favorece al reloj biológico y, de esta forma, impide el insomnio y mantiene a raya los estados de nerviosismo.

Alivia los dolores musculares

El magnesio esta encargado de la correcta contracción y relajación muscular de todos los grupos musculares del cuerpo, incluyendo el corazón.

Asimismo evita los espasmos y las dolencias en el aparato muscular. Por esta razón, los deportistas y atletas profesionales suelen prestar especial atención a sus índices de magnesio.

Lee también: 7 recomendaciones que te ayudarán a aliviar el dolor muscular

Salud ósea

dolor-huesos

El magnesio es uno de los minerales más importantes para la salud ósea. Esto se debe a que influye en la actividad de los osteoblastos y osteoclastos, y a que promueve el mantemiento de una densidad ósea adecuada. Esto quiere decir que es un excelente aliado para combatir la osteoporosis (así como para prevenirla).

Además el magnesio procura un equilibrio de las concentraciones de vitamina D en la sangre.

¿Cómo saber si tengo déficit de este mineral?

Es posible que, a pesar de tener una buena alimentación, no se dé una correcta absorción de este mineral. Esto puede deberse a infecciones, daños por tratamientos de radiación, intolerancia a la leche de vaca o a la soja, la enfermedad celíaca, la enfermedad de Crohn, entre otros.

Cuando una persona presenta un déficit de este mineral, por lo general, se presentan algunos de los siguientes síntomas a mencionar. Cabe destacar que hay que tener en cuenta factores como el estado de salud, la edad, el peso, entre otros.

  • Fatiga.
  • Insomnio.
  • Temblores.
  • Presión arterial elevada.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Niveles anormales de calcio o potasio.
  • Debilidad o sensación de falta de energía.
  • Nerviosismo (y ansiedad en personas que padezcan trastorno de ansiedad, entre otros).

Si experimentas con frecuencia estos síntomas, te recomendamos que acudas a tu médico para que te realice una evaluación. Solo él podrá indicarte cuál es el problema y la mejor forma de tratarlo.

Te puede gustar