El potencial de los estrógenos en tu dieta

En la menopausia disminuyen los niveles de estrógenos, por lo que debemos incorporar a nuestra dieta alimentos que nos ayuden a equilibrarlos. Los fitoestrógenos de las hierbas también pueden ser favorables

Durante la juventud, ninguna de nosotras nos preocupamos por los estrógenos y en la mayoría de los casos, ni siquiera sabemos lo que son. Sin embargo, el tiempo pasa y las cosas cambian. Con 20 años nuestro cabello, las uñas y la piel brillan, tenemos ciclos menstruales regulares, y ni rastros de sofocos, sudores fríos o resequedad vaginal. Nuestros niveles de estrógenos lo están haciendo todo muy bien por su cuenta y no necesitan más ayuda de nuestra parte.

Estas hormonas son las que regulan aspectos como la menstruación y sus ciclos, la capacidad de reproducir y el crecimiento de las glándulas mamarias. Lo que ocurre es que cuando llegamos a la menopausia, los niveles bajos de estrógeno empiezan a provocar síntomas y molestias. Es por ello que, durante esta etapa, consumir alimentos con estrógenos se convierte en algo imprescindible.

Menopausia y los niveles de estrógenos

Lo que proporciona a las mujeres su femineidad son los estrógenos. Al disminuir los niveles de estrógeno puede producirse la pérdida del cabello, osteoporosis, aumento de peso, fatiga, depresión, ansiedad, insomnio, irritabilidad, y muchos otros problemas. Es el momento de hacer los cambios necesarios en nuestra dieta para incorporar alimentos que incrementen los niveles de estas hormonas tan fundamentales.

Alimentos que elevan nuestros niveles de estrógenos

Estos son algunos de los alimentos que se pueden incorporar fácilmente a nuestra dieta para ayudar a aumentar el nivel de estrógenos:

  •  Frutas: manzanas, cerezas, dátiles, papayas, ciruelas, granadas, tomates
  • Verduras: alfalfa, remolacha, zanahoria, apio, pepino, berenjena, ajo, aceitunas, perejil, pimientos, patatas, calabaza, ruibarbo
  • Cereales: cebada, lúpulo, avena, arroz integral, trigo
  • Frijoles: frijoles de soya (soja y productos a base de soja), garbanzos, habas, lentejas, frijoles blancos, frijoles rojos, guisantes
  • Otros: perejil, salvia, clavo, ajo, regaliz, semillas de lino

Seguro que ya utilizas muchos de estos alimentos, pero está claro que no todos. Es posible que también necesites incluir algunos suplementos a base de hierbas naturales, algo que las mujeres han utilizado desde siempre para solucionar aquello que llamaban, “temas de mujeres”.

Estas hierbas contienen estrógenos vegetales, o fitoestrógenos, que pueden dar a tu cuerpo efectos similares al estrógeno y aliviar, de esta forma, algunos de los síntomas de la menopausia como pueden ser los sofocos, sudores nocturnos, sequedad vaginal y calambres.

  • Hierbas recomendadas: maca, cardamomo, fenogreco, trébol, alfalfa, ortiga, hamamelis, flor de la pasión (pasionaria), valeriana, milenrama, muérdago, artemisa, cohosh Negro, Dong quai (también conocido como ” hierba Angélica “), ñame silvestre, raíz de regaliz.

Puedes encontrar estas hierbas naturales para la menopausia en cualquier herboristería y en algunos sitios también es posible conseguirlas por internet.

Los científicos han descubierto que algunas mujeres tienen una predisposición genética a sufrir más los síntomas menopáusicos. Lamentablemente, no hay manera de predecir, con certeza, cómo el cuerpo de cada mujer va a responder a los cambios que acompañan a la menopausia.

El mejor consejo es intentar comer lo más variado posible y no olvidar estos alimentos y remedios naturales que pueden facilitarnos la vida, minimizando esos molestos síntomas.

¿Y tú cómo estás pasando la menopausia? ¿Utilizas alguno de estos recursos? ¿Tienes algún otro consejo para compartir con nosotros?

 Fotografía cortesía de Costi