Enfermedad de Crohn: dieta adecuada en el día a día

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Valeria Sabater
· 17 agosto, 2015 · Última actualización: 4 diciembre, 2018 4 diciembre, 2018
La enfermedad de Crohn es una enfermedad crónica que cursa por brotes, por lo que tendremos épocas mejores y peores. Dado que los productos lácteos y el estrés lo agudizan, procura evitarlos

Vivir con la enfermedad de Crohn no es fácil. Forma parte de esas dolencias asociadas a los trastornos intestinales inflamatorios y que, además, cursan de forma crónica. A pesar de tener episodios de mayor o menor intensidad, esta enfermedad suele cambiar bastante la vida de los pacientes. 

Su origen suele ser genético, y está asociado a su vez a determinadas microbacterias o virus que alteran el correcto funcionamiento del organismo. Además, factores como la ansiedad, el estrés o el estilo de vida pueden agravarlo.

¿Existe un tratamiento adecuado para la enfermedad de Crohn? La verdad es que, a día de hoy, no podemos hablar de curación o remisión de esta dolencia. Sin embargo, se puede tratar para que la persona disponga de una adecuada calidad de vida.

El médico puede recetar una serie de medicamentos para hacerle frente a los síntomas de esta afección. Asimismo, es probable que aconseje cambios en la dieta. Precisamente, en esta oportunidad queremos revelar algunos consejos para tratar esta enfermedad desde la alimentación.

1. Aspectos previos sobre la dieta en la enfermedad de Crohn

Los profesionales en salud y nutrición nos dicen que tanto en la enfermedad de Crohn como en la colitis ulcerosa, no existe una dieta específica que sirva para todas las personas por igual.

Cada uno de nosotros tenemos una particularidad, y un cuadro clínico diferente. Es por ello por lo que en el día a día debemos estar muy pendientes de los siguientes aspectos:

  • Hay épocas en que la enfermedad no es tan intensa, remite en sus síntomas y nos permite comer muchos más alimentos sin que nos sientan mal. No obstante, en el momento notemos que vuelve el dolor, la hinchazón o las diarreas, tendremos que variar la dieta.
  • Atiende tu cuerpo. Percibe cómo te sienta cada alimento. Esto significa que, por ejemplo, un día puede sentarte mal ese arroz que has tomado por la mañana. Le echas la culpa al cereal y decides prescindir de él en tu dieta. No obstante, debemos prestar atención a qué condimentos utilizamos. A veces, determinadas especias o incluso colorantes causan graves irritaciones.
  • Si padecemos enfermedad de Crohn, un alimento nos causará dolor o intolerancia entre media hora y dos horas después de haberlo ingerido. Es el momento en que llega al intestino, es decir, la reacción es “casi inmediata”.
  • Es recomendable comer cantidades pequeñas pero muchas veces a lo largo del día. Es decir, debes evitar platos muy cargados. La reacción que pueda darnos al llegar al intestino será menor, e incluso inapreciable.
  • Debes masticar bien la comida y reposar entre media hora y una hora después de hacerlo.

Cuida de tus focos de estrés y evita cansarte mucho a lo largo del día. ¡Intenta llevar una vida tranquila!

Amplía información: síndrome de Crohn, síntomas y tratamiento

2. Dieta adecuada para la enfermedad de Crohn

Semillas-de-papaya-contra-los-parásitos-intestinales

Bebidas

  • Evita el té o el café: irritan el intestino.
  • Evita las bebidas alcohólicas de alta gradación.
  • Procura beber agua de forma regular pero en pequeñas cantidades a lo largo del día.
  • La infusión de manzanilla es muy adecuada: es antiinflamatoria y relajante.
  • La infusión de menta también te aportará un gran alivio.
  • El jugo de piña te ayudará a digerir mejor los alimentos.

Lee también 10 remedios para tratar la colitis

Cubrir las cantidades diarias recomendadas de calcio y proteínas

Debido a los procesos inflamatorios, a las diarreas y a los problemas con la inmunidad en los enfermos de Crohn, es necesario elevar el nivel de calcio y proteínas.

Ten en cuenta estas indicaciones:

  • Es habitual que con la enfermedad de Crohn no se toleren bien los lácteos porque inflaman el organismo así que, si lo deseas, puedes sustituirlos por leche de arroz enriquecida con calcio.
  • Prueba con el tofu y presta atención a cómo le siente a tu cuerpo. Si ves que lo toleras, inclúyelo de forma regular puesto que es rico en calcio y proteínas vegetales.
  • Prueba a incluir el jamón. Es rico en proteínas y no tan alto en grasas como la carne roja. Necesitamos fuentes de proteínas, así que prueba las carnes magras, como el pollo o el pavo. ¡Nunca los consumas fritos!
  • Los huevos también son muy adecuados.
  • El atún, la caballa y la sardina son fuentes de proteínas muy saludables y que se toleran bien.

Las frutas

  • Prueba la carne de membrillo
  • Las manzanas, al horno o en mermelada. ¡No le incluyas azúcar!
  • La pera
  • La papaya
  • Los plátanos (debes ver cómo los toleras)

Verduras que pueden sentarte bien

  • Los espárragos
  • Las endivias
  • Los boniatos
  • El pepino
  • La zanahoria
  • Las patatas cocidas
  • El apio
  • La alcachofa
  • La berenjena

Suplementos vitamínicos adecuados

enfermedad de crohn

Los pacientes con síndrome de Crohn suelen pasar épocas de gran debilidad debido a las infecciones y las alteraciones intestinales. Es necesario que atendamos nuestro aporte mineral y vitamínico.

Así pues, intenta incluir en tu dieta estos complementos que encontrarás en las farmacias:

  • El ácido fólico.
  • El zinc.
  • El aceite de onagra y el aceite de linaza: fuente de minerales naturales.

Descubre también 4 infusiones que mejoran tus digestiones

Lo que debes evitar

  • Las legumbres ricas en fibra insoluble.
  • El salvado (cáscara) de los cereales, que resulta muy irritante.
  • Evita los dulces.
  • Evita los condimentos y las comidas muy especiadas.

Resumiendo…

La dieta apropiada para combatir la enfermedad de Crohn puede variar en cada paciente, de acuerdo a su edad, estado de salud y hábitos. Sin embargo, en general, se recomienda evitar alimentos que pueden ser irritantes o inflamatorios. Asimismo, es conveniente aumentar la ingesta de comidas que ayudan a tener una digestión más liviana.