Gelatina, la mejor aliada para tus articulaciones

Valeria Sabater · 21 mayo, 2014
El consumo regular de gelatina nos ayuda a fortalecer nuestros huesos, tendones, cartílagos y ligamentos gracias a su aporte de colágeno

La gelatina se ha convertido en una gran aliada de la salud y la belleza. Cuida de nuestros dientes y huesos, no dispone de colesterol, no contiene grasas y combina con gran cantidad de platos. Es sabrosa y gusta a grandes y pequeños, pero ¿Sabías que es también una maravillosa aliada para cuidar de tus articulaciones?

Beneficios de la gelatina para nuestras articulaciones

Gelatina casera

  • La gelatina es básicamente una proteína pura que se obtiene al extraer y procesar el colágeno de la piel y tejido óseo de origen animal. Contiene un 90% de proteínas, un 2% de sales minerales y 8% de agua.
  • La gelatina puede usarse como un complemento terapéutico muy acertado. Ayuda con el cuidado y restauración de las articulaciones, gracias a su facultad para sintetizar el colágeno en el organismo. Por lo anterior, también permite fortalecer las uñas y el cabello.
  • Gracias a su contenido adecuado de flúor, permite por su parte, cuidar el esmalte de los dientes evitando la aparición de caries. Es sencillamente magnífico.
  • Si es consumida constantemente hará un aporte significativo de aminoácidos, estos ayudan a regenerar el tejido muscular.
  • La gelatina es una fuente de calcio, magnesio, fósforo y silicio. Estos minerales ayudan a la restauración del sistema oseo y a la renovación de cartílagos, por lo que se dice es aliada principal de las articulaciones.
  • Gracias a su elemento principal “la grenetina” que es rica en colágeno, ayuda a la  salud osea y de la piel. Después de los 25 años se para la producción de esta sustancia y se hace necesario su consumo.

Te puede interesar: Alimentación para cuidar las articulaciones: todo lo que debes saber

Hay que tener en cuenta que los resultados se obtienen de un consumo constante. Cuando se presentan dolores muy fuertes en las articulaciones es necesario visitar a un especialista y precisar un diagnostico más acertado. La gelatina puede usarse como suplemento, no como solución a este tipo de enfermedades.

 

¿Cuánta gelatina hemos de consumir para cuidar de nuestras articulaciones?

Muy fácil. Para ayudar a reconstruir el cartílago y los huesos; aumentar la velocidad de regeneración articular, necesitamos solo 10 gramos de gelatina al día. Puede alzarse como un postre más que ideal. No tienes por qué preocuparte del colesterol como nos ocurre con otros alimentos de origen animal. La gelatina es una fuente rica en proteínas

Gracias al increíble aporte de colágeno presente en la gelatina; nuestros huesos, tendones, cartílagos y ligamentos, se fortalecerán. Pero eso sí, recuerda consumirla de forma regular, no te cuesta nada utilizarla diariamente en tus postres, para ti y para toda la familia. 

¿Cómo puedo consumir la gelatina?

gelatina-mousse

Bien es cierto que siempre podemos consumir uno poco más. Pero es suficiente con tenerla como postre tras nuestro almuerzo de modo diario. Es bastante pues con una vez al día.

Ver también: Jengibre y cúrcuma, la bebida medicinal para tus articulaciones

Los nutricionistas nos dicen además, que es recomendable consumirla con frutas. Así pues, no nos cuesta nada hacer por ejemplo una mousse, o algo ligero donde no incluyamos demasiados azúcares.

Asimismo, un dato que debemos recordar es que, en caso de preparar una gelatina con frutas, se debe evitar siempre la piña, la papaya, el kiwi e higos. Estos contienen enzimas que impiden la solidificación de la grenetina en nuestro organismo. Por lo anterior no sería útil si la mezcláramos con estas frutas. Bloquearía sus propiedades y no aportaría al cuidado y recuperación de las articulaciones.

  • Troisier, O. (1989). Exploración articular del raquis. Enciclopedia Médico Quirúrgica.
  • Zaragoza-Velasco, K., & Fernández-Tapia, S. (2013). Artículo de revisión Ligamentos y tendones del tobillo: anatomía y afecciones más frecuentes analizadas mediante resonancia magnética. Anales de Radiología México. http://doi.org/10.1007/s12178-009-9055-6