Según un estudio, las granadas son un buen alimento antienvejecimiento

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante el 4 abril, 2019
Valeria Sabater · 4 abril, 2019
Gracias a las granadas, además de obtener beneficios antienvejecimiento, cuidamos de nuestra salud cardíaca y combatimos el efecto de los radicales libres en nuestro organismo

Las granadas son esas deliciosas frutas de otoño que tantos beneficios nos aportan y que, según los científicos, se alzan ya como uno de los mejores alimentos para combatir el envejecimiento. Si bien no son un alimento milagroso contra las arrugas, son un buen complemento para evitar su aparición prematura.

Además, no solo contribuyen a prevenir el envejecimiento prematuro de la piel. Gracias a su alta concentración de nutrientes y antioxidantes, son un buen remedio para disminuir el efecto negativo de los radicales libres. Esto indica que, entre otras cosas, contribuyen a la prevención de enfermedades.

Hoy en nuestro espacio queremos explicarte a qué conclusiones han llegado un grupo de científicos de Suiza con respecto a las granadas y el envejecimiento. ¡No te lo pierdas!

Las granadas y la «urotilina A»

El estudio se ha llevado a cabo en la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL), en Suiza, y los resultados se han publicado en medios como la revista Nature Medicine. La clave de los beneficios de la granada para luchar contra el envejecimiento se encuentra en una molécula llamada urotilina A, capaz de luchar contra la degradación muscular y el envejecimiento de las células. Veamos más datos a continuación.

Las granadas y su acción en el intestino

Empezaremos señalando algo importante. Sabemos que uno de los mayores beneficios de las granadas son sus antioxidantes, los cuales son increíblemente beneficiosos para cuidar de nuestra salud cardíaca. Pues bien, ahora se encontró que esta fruta puede ser útil para luchar contra el envejecimiento gracias a la molécula urotilina A.

Descubre 5 licuados para cuidar del hígado y el páncreas

  • La granada, por sí misma, no contiene esta molécula milagrosa, sino que actúa como precursora para su aparición.
  • La urotilina A se crea gracias a la acción de los microbios que habitan en el intestino.Cuanta más flora intestinal, más urotilina A sintetizaremos.
  • Es aquí donde aparece el primer problema: las personas que no dispongan de una flora intestinal fuerte no se beneficiarán de las granadas para poder conseguir esa poderosa molécula antienvejecimiento.
  • Los científicos trabajan, por tanto, en una nueva solución, que no sería otra más que la de administrar dosis muy cuidadas de urotilina A de forma aislada.

No obstante, lo ideal sería que pudiéramos aprovechar toda la combinación que nos ofrecen las propias granadas, con sus antioxidantes, vitaminas y con los bioelementos necesarios para producir urotilina A en nuestro intestino.

granadas

Las granadas y la urotilina A cuidan de nuestras células

Donde actúan tanto los antioxidantes de la granada, como la propia urotilina A, es en las mitocondrias de las células. Las mitocondrias son orgánulos celulares encargados de aportar energía a la célula para que esta sobreviva. Sintetizan metabólicos y cuidan de ellas. Así pues, cuando la mitocondria se degrada o envejece, la célula muere.

  • Consumir de forma regular granadas nos ayudaría a cuidar de las mitocondrias, en especial de las localizadas en los tejidos musculares.
  • Se sabe también que las mitocondrias tiene una importancia esencial para prevenir dolencias degenerativas como la enfermedad del Parkinson, de ahí que la urotilina sea vista ya como una molécula clave para luchar contra este tipo de problemas.
  • A nivel de laboratorio los investigadores han visto que tanto ratas como gusanos expuestos a urotilina A han aumentado su esperanza de vida hasta en un 45%, en comparación con el grupo control.

Descubre también 8 tips para evitar el envejecimiento prematuro de la piel

Regular la flora intestinal

Sabemos que estos datos resultan esperanzadores, pero cabe decir que la mayoría de estos resultados se han obtenido a nivel de laboratorio y con muestras animales. En los próximos meses, lo que se va a hacer es a sintetizar la propia urotilina A para administrarla a un número determinado de personas para ver si los resultados en humanos son igual de positivos.

Cómo beneficiarnos de las granadas para combatir el envejecimiento

Los científicos de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL) nos indican que la urotilina A se encuentra también –aunque en menor cantidad– en nueces y bayas. Las industrias farmacéuticas, como podemos imaginar, están muy interesadas en producir de forma sintética esta molécula.

Sin embargo, de momento la mejor manera de beneficiarnos de los beneficios de la granada para combatir el envejecimiento es comiendo la propia fruta. Como muchos lo saben, se trata de una fuente de vitaminas, minerales y otros componentes buenos para la salud interna y de la piel. 

Asimismo, para su mejor aprovechamiento, sería conveniente:

  • Consume probióticos, de este modo fortaleceremos la flora intestinal para que sea capaz de sintetizar por sí misma la urotilina A.
  • Bebe abundantes líquidos para depurar el organismo y eliminar tóxicos.
  • Mantén una dieta alcalina para que tu cuerpo tenga así más facilidades de producir esa molécula entienvejecimiento.
Excelente para deportistas

Evita ante todo la automedicación o el consumo de comida precocinada o con excesivos conservantes. Un organismo libre de toxinas siempre estará en mejores condiciones para cumplir sus funciones. Además, tendrá menos tendencia a desarrollar enfermedades.

Cuando sea la temporada de la granada, recuerda beber cada día un vaso de su jugo natural. Es la forma más fácil de aprovechar todos sus beneficios. Vale la pena.

  • Ismail, T., Sestili, P., & Akhtar, S. (2012). Pomegranate peel and fruit extracts: A review of potential anti-inflammatory and anti-infective effects. Journal of Ethnopharmacology. https://doi.org/10.1016/j.jep.2012.07.004
  • Wang, R., Ding, Y., Liu, R., Xiang, L., & Du, L. (2010). Pomegranate : Constituents , Bioactivities and Pharmacokinetics. Fruit, Vegetable and Cereal Science and Biotechnology.
  • Hartman, R. E., Shah, A., Fagan, A. M., Schwetye, K. E., Parsadanian, M., Schulman, R. N., … Holtzman, D. M. (2006). Pomegranate juice decreases amyloid load and improves behavior in a mouse model of Alzheimer’s disease. Neurobiology of Disease. https://doi.org/10.1016/j.nbd.2006.08.006
  • Basu, A., & Penugonda, K. (2009). Pomegranate juice: A heart-healthy fruit juice. Nutrition Reviews. https://doi.org/10.1111/j.1753-4887.2008.00133.x
  • Aviram, M., Dornfeld, L., Rosenblat, M., Volkova, N., Kaplan, M., Coleman, R., … Fuhrman, B. (2000). Pomegranate juice consumption reduces oxidative stress, atherogenic modifications to LDL, and platelet aggregation: Studies in humans and in atherosclerotic apolipoprotein E-deficient mice. American Journal of Clinical Nutrition. https://doi.org/10.1093/ajcn/71.5.1062