Hierbas medicinales para tratar el ácido úrico

Para mantener los niveles de ácido úrico debemos vigilar nuestra alimentación e incluir determinadas infusiones, como la de alcachofa o cardo mariano, para fomentar la eliminación de purinas

El ácido úrico es un problema muy común hoy en día. Los hábitos de vida poco saludables y una mala alimentación son sin duda los principales factores que ocasionan la aparición de esos residuos metabólicos en nuestra sangre.

Todos disponemos de un nivel de ácido úrico en el cuerpo. Se crea cuando se descomponen unas sustancias llamadas purinas. Estas proceden también de la descomposición de algunos alimentos, como las carnes de animales, el café y de las bebidas alcohólicas sobre todo.

El ácido úrico se expulsa a través de la orina, pero si nuestro cuerpo produce demasiado, no se eliminará del todo.

¿Y qué ocurre cuando existe un exceso de ácido úrico en el cuerpo? Que aparece lo que conocemos como gota, dolor de articulaciones e inflamación. Y ojo, el riesgo más extremo que podemos sufrir es cuando pueden llegar a producirse fallos renales o hepáticos.

Otro dato a tener en cuenta, es que el ácido úrico ocasiona además un elevado pH de la sangre, pudiendo producir fallos en distintos órganos, una bajada de defensas, cansancio, enfermedades, fragilidad ósea, etc.

Se recomienda acudir a un médico para que le realice el examen y compruebe los niveles de ácido úrico en la sangre.

Plantas medicinales adecuadas para bajar el ácido úrico

Ácido úrico

Entonces, ¿qué debemos hacer para reducir el nivel del ácido úrico y evitar estos problemas? Elimina el consumo de carnes rojas, de proteínas animales, de grasas, embutidos, alcohol, harinas refinadas, sal, azúcar y bebidas gaseosas.

Por otro lado, deberás mejorar tu alimentación incrementando el consumo de vegetales, frutas y cereales. Además, te vendrá muy bien si aumentas la cantidad de avena, fresas y cítricos, como el limón, pomelo o naranjas.

Pero, también debes saber que existen plantas medicinales que pueden ayudarnos. Obviamente no van a sustituir a ningún medicamento, sino que van a servirnos como un excelente complemento, como esa infusión que tomar diariamente para ir depurando nuestra sangre. Te las indicamos a continuación:

1. Plantas diuréticas que eliminan las purinas

Diente de leon

Toma nota: la cola de caballo, el diente de león y la infusión de alcachofas, te van a permitir eliminar exceso de líquidos, depurar tóxicos, limpiar la sangre y el sistema linfático, y facilitarte un efecto diurético excelente.

Estas infusiones nos van a ayudar, precisamente, a eliminar todas esas purinas de nuestro organismo a través de la orina.

Te iría muy bien por ejemplo tomarlas después de tus comidas principales. Puedes elegir la que más te apetezca en cada momento, puesto que son ideales para tratar el ácido úrico.

2. El efecto protector del cardo mariano

cardo mariano terriem

Seguro que ya conoces las grandes virtudes del cardo mariano. Es un gran protector del hígado y de todas sus funciones hepáticas. Tiene un efecto depurante, ayuda a la formación de proteínas y la transformación de amoniaco en urea.

El cardo mariano le aporta antioxidantes a nuestro cuerpo y lo ayuda a depurar. Así, consigue a su vez limpiar nuestra sangre de esas purinas y esos excesos de proteínas que acaban degradándose en nuestro cuerpo.

¿Qué tal si empezamos el día con una infusión de cardo mariano? Puedes encontrarlo en tiendas naturales tanto en infusión como en comprimidos.

3. El harpagofito o el harpago para desinflamar

infusion-de-fucus-para-adelgazar

No es muy conocida, lo sabemos, pero vale la pena que tomes nota de esta raíz terapéutica y curativa. Es magnífica para este tipo de enfermedad.

Actúa directamente sobre nuestros músculos y articulaciones, rebajando la inflamación como efecto del ácido úrico. Si ya padeces gota te va a ayudar muchísimo, aliviando el dolor y mejorando la movilidad de las articulaciones.

Podrás encontrarla también en tiendas naturales, y es perfecta para tomar siempre que sientas dolor a modo de analgésico natural. No lo olvides: es la raíz de harpago.

Minguela Pesquera, J. I., Hernando Rubio, A., Gallardo Ruiz, I., Martínez Fernández, I., García Ledesma, P., Muñoz González, R. I., … Montenegro Martínez, J. (2011). La hiperuricemia como factor de riesgo cardiovascular y renal. Dialisis y Trasplante. https://doi.org/10.1016/j.dialis.2011.03.002

Maiuolo, J., Oppedisano, F., Gratteri, S., Muscoli, C., & Mollace, V. (2016). Regulation of uric acid metabolism and excretion. International Journal of Cardiology. https://doi.org/10.1016/j.ijcard.2015.08.109

Menè, P., & Punzo, G. (2008). Uric acid: Bystander or culprit in hypertension and progressive renal disease. Journal of Hypertension. https://doi.org/10.1097/HJH.0b013e32830e4945