La neblina mental: un fenómeno común en las personas que padecen fibromialgia

La neblina mental: un fenómeno común en las personas que padecen fibromialgia

Para evitar la recurrencia de los episodios de neblina mental es importante que aprendamos a relajarnos, porque el estrés y la ansiedad pueden ser desencadenantes de la misma

La neblina mental, también conocida como fibroniebla, es un fenómeno cognitivo asociado de forma habitual a procesos intensos de estrés y, sobre todo, a la fibromialgia.

No son simples olvidos, ni comunes descuidos asociados al nerviosismo ni tampoco al efecto del paso del tiempo.

La persona que experimenta estos procesos tiene la clara sensación de que algo falla en su cerebro.

Los pacientes que presentan fibroniebla a menudo olvidan el nombre de sus allegados, se desorientan, no pueden concentrarse y se sienten incapaces de tomar decisiones en un momento en concreto.

Son hechos puntuales que vienen y van; sin embargo, la persona lo vive con tal intensidad y, ante todo, con tanto temor que tiene la clara sensación de estar viviendo ya el inicio de una demencia.

Sin embargo, hemos de tener claros algunos aspectos. La neblina mental es un factor clásico a la hora de diagnosticar la fibromialgia.

El segundo aspecto que debemos recordar es que gracias a adecuadas estrategias y habilidades podemos controlar la fibroniebla para que el impacto en nuestro día a día sea mucho menor.

A continuación, te explicamos cómo conseguirlo.

La neblina mental, un problema de nuestras neuronas

Imagina por un momento todo nuestro densísimo y complejo entramado neural.

La agilidad a la hora de recordar datos, de integrar informaciones nuevas y de reaccionar frente a determinados estímulos depende siempre de la calidad de nuestras conexiones.

La conexión de una neurona depende a su vez de los neurotransmisores, el impuso eléctrico y de determinadas proteínas.

Descubre 8 cosas que puedes hacer a cualquier hora para estimular tu memoria

La neblina mental tiene su origen en una “desconexión” de pequeños grupos de neuronas del área cortical.

No se conoce el origen de por qué sucede este fenómeno; sin embargo, se ha podido comprobar que aparece casi siempre en las siguientes circunstancias:

  • En pacientes con fibromialgia.
  • Cuando experimentamos determinados cambios hormonales como, por ejemplo, la menopausia.
  • En esas épocas en que atravesamos un gran estrés.
  • Cuando somos los clásicos adictos a practicar ese “mal moderno” llamado multitarea, es decir, pasar nuestros días haciendo múltiples cosas a la vez y asumiendo infinitas responsabilidades.
  • Asimismo, se ha podido comprobar que las personas que son alérgicas al gluten también suelen presentar niebla mental.

Sintomatología de la niebla mental

quejas

La fibroniebla engloba diversos fallos cognitivos que son momentáneos.

Es decir, no se acumulan ni debilitan de forma progresiva la calidad de vida de la persona hasta desconectarla por completo de la realidad, como sucede con las demencias: es algo que dura segundos o minutos.

Ahora bien, a pesar de la escasa durabilidad de estos fenómenos, cabe decir que su riesgo en ocasiones puede ser extremo.

Descubre también qué alimentos potencian tu memoria

Veámoslo con detalle.

  • Las personas que padecen fibroniebla sufren “fugas o ausencias” momentáneas.
  • Es decir, se pueden desorientar mientras conducen o incluso pueden estar conduciendo de forma automática sin tener conciencia de lo que están haciendo.

Es, como decimos, algo muy peligroso.

  • Asimismo, es común estar manteniendo una conversación y de pronto, quedar desconectados sin entender qué nos están diciendo o de qué estábamos hablando.
  • También es habitual olvidar nombres, citas, perder cosas, no saber qué tenemos que hacer en un momento dado…

Qué estrategias seguir cuando padecemos niebla mental

empresaria con dolor de cabeza

Lo más importante en estos casos es contar primero con un diagnóstico. La fibroniebla va asociada a una enfermedad o a un estado carencial que es necesario tratar.

Si padecemos estrés hay que cambiar hábitos. Si estamos atravesando la menopausia debemos pedir consejo a nuestros médicos. Si nos han diagnosticado fibromialgia es necesario seguir todas las pautas que nos recomienden.

Una vez tenemos claro el problema de raíz, afrontaremos la síntomatología, como lo es en este caso la fibroniebla.

Estos serían unos sencillos consejos.

A mayor ansiedad, mayores episodios de fibroniebla

Si nos obsesionamos con que vamos a olvidar nuestras citas y con que en cualquier momento “nos vamos a quedar en blanco”, lo más probable es que suceda.

  • A mayor temor y ansiedad, más episodios de neblina mental. Así pues, es necesario asumirlo y normalizarlo.
  • Para ello es conveniente que, antes de salir de casa, nos escribamos en un papel qué vamos a hacer y a dónde debemos ir.

Esto nos dará mayor seguridad y aliviará un poco el temor a quedar “perdidos”.

  • Recuerda siempre tener el móvil en el bolsillo.

Apoyo de los tuyos

Otro aspecto esencial es que nuestro entorno más cercano sepa por lo que estamos pasando.

“Sufro fibromialgia y es común que, de vez en cuando, me quede en blanco, me olvide cosas o no sepa qué me estás diciendo. Compréndeme, ayúdame y ten paciencia conmigo”.

Debemos normalizar esta situación. Porque, cuanta más calma tengamos, menos surgirán las ausencias y los estados en blanco.

Descubre cuáles son las mejores hierbas para tu cerebro

Sí al ejercicio mental

Potencia tu cerebro con sudokus para la neblina mental

Es necesario que hagamos gimnasia mental. De ese modo, agilizaremos la mente y evitaremos esos “apagados” momentáneos de determinados grupos de neuronas.

  • Lee libros, escribe, dibuja.
  • Haz uso de los juegos de estimulación mental que tienes a tu disposición en cualquier aplicación de tu móvil u ordenador.
  • Realiza sudokus, crucigramas, juega al ajedrez…

Nunca es tarde para ejercitar tu mente. La neblina mental siempre podrá escamparse si la afrontamos con una actitud positiva.