Beneficios de la leche de almendras

La leche de almendras tiene la misma consistencia que la leche de vaca, pero no tiene gluten, ni lactosa ni colesterol, y es rica en vitaminas y minerales.

Los beneficios de la leche de almendras son diversos. Es uno de los mejores alimentos para perder peso y, además, es rica en antioxidantes, vitaminas y minerales como el potasio y el calcio. Su delicioso sabor la ha convertido en la actualidad en un sustituto ideal de la leche de vaca.

Las leches vegetales tienen una gran presencia en la actualidad. En el caso de la leche de almendras posee, incluso, menos calorías de la leche de soja. Si nos encontramos en un plan de adelgazamiento, sin duda, es una muy buena opción.

Las propiedades de la leche de almendras

La leche de almendras no contiene gluten ni lactosa ni colesterol. Por lo que es ideal para todas aquellas personas que sufren algún tipo de intolerancia o que necesitan controlar sus niveles de colesterol malo.

Además, tiene un alto contenido de vitamina E, un antioxidante natural que ayuda a prevenir el cáncer y a retrasar los procesos de envejecimiento como bien señala este estudio. También, contiene D y A, proteínas, omega 6, zinc, calcio, hierro, magnesio y potasio.

Leche de almendras

Aunque comparte alguna propiedades con la leche de soja, su contenido calórico es bastante más bajo. Lo que sí tiene es un alto nivel de fibra natural tanto soluble como insoluble.

A pesar de que los beneficios de la leche de almendras nos parezcan lo mismo independientemente de la marca, es importante fijarnos en la información nutricional que ofrecen, ya que puede variar.

Beneficios de la leche de almendras

Aunque los beneficios de la leche de almendras sean diversos y entre ellos se encuentra la pérdida de peso, también ayuda a aquellas personas que sufren gastritis. Es mucho más ligera y suave que la leche de vaca. No obstante, vamos a ver qué más nos puede aportar su consumo:

  • Su bajo índice calórico facilita la pérdida de peso.
  • Mejor los niveles de colesterol bueno, reduciendo el malo.
  • Fortalece el corazón.
  • Favorece la absorción de azúcares y grasas de los intestinos.
  • Es adecuada para los intolerantes a la lactosa.
  • Se recomienda para tratar las diarreas y vómitos gracias a su alto nivel de potasio.
  • Protege la pared de los intestinos, regulando las funciones gástricas.
  • Ayuda a que el pelo y las uñas estén más fuertes gracias a su vitamina B2.

Lee también: Tratamiento milagroso: miel, almendras y nueces

Contraindicaciones de la leche de almendras

No existe el alimento perfecto y la leche de almendras no es la excepción. Posee diversas contradicciones y efectos secundarios que se deben tener en cuenta antes de empezar con su consumo regular.

Leche de almendras.

Uno de sus efectos negativos es que, consumida en exceso, puede afectar a la tiroides. Esto no significa que sea negativa para todo el mundo. Tan solo deben tener cuidado aquellas personas que sufren de tiroides.

Otra de las contraindicaciones que tiene la leche de almendras es que no debemos dársela a los bebés, ya que no es tan nutritiva para ellos. Para evitar esto, es mejor la leche materna tal y como indica el estudio Ventajas de la lactancia materna.

Descubre: 6 consejos sobre la lactancia materna

La última de las contraindicaciones de la leche de almendras es que, a pesar de que ayuda a perder peso, es sumamente dulce. Tiene un alto porcentaje de azúcares, aunque no es igual en todas las marcas. Por este motivo, debemos revisar la información nutricional.

Receta para hacer tu propia leche de almendras

Para obtener todos los beneficios de la leche de almendras sin tener que revisar si la que compramos es la adecuada, podemos hacer la nuestra propia en el hogar. La preparación es muy sencilla. Tan solo hay que seguir los siguientes pasos:

  • Poner una taza de almendras crudas en remojo durante toda una noche.
  • A la mañana siguiente, escurriremos las almendras y las limpiaremos con agua.
  • Colocaremos los frutos secos en una licuadora y añadiremos 3 tazas de agua.
  • Cuando tengamos un líquido blanco, podemos añadir miel o azúcar al gusto.
  • Colaremos el resultado y ya tendremos nuestra leche de almendras lista.

Hacer nuestra propia leche de almendras nos permitirá saber realmente qué es lo que estamos ingiriendo. Además, de esta manera, podemos regular la cantidad de azúcar que le echamos. Las formas de consumirla, después, pueden ser muy variadas y nutritivas. A continuación, vamos a dejarte algunas ideas.

1. Salsa de cebolla para cuatro personas

Ingredientes:

  • 250 gramos de cebollas
  • 2 cucharadas de nata
  • 1 vaso de leche de almendras
  • Sal
  • Aceite de oliva

Preparación

  • Corta las cebollas muy finas.
  • Ponlas a cocer al vapor con un poco de aceite de oliva.
  • Tras 5 minutos, añade la leche de almendras, la sal y la nada.
  • Mezcla todos los ingredientes y sirve.
Salsa de cebolla

2. Paté vegetal para cuatro personas

Ingredientes:

  • 100 a 150 gramos de pan duro
  • ¼ de litro de leche de almendras
  • 30 gramos de aceitunas negras sin hueso
  • 2 cebollas grandes cortadas finamente
  • 2 zanahorias ralladas
  • 2 dientes de ajo
  • Hiervas variadas
  • Salsa de tomate
  • Aceite de girasol
  • Sal

Preparación

  • Dejaremos el pan en remojo con la leche de almendras durante varias horas.
  • Cocinaremos las cebollas y los ajos al vapor.
  • Batiremos todos los ingredientes juntos.
  • Pondremos la mezcla en un molde con aceite.
  • Meteremos la mezcla en el horno durante 30 minutos.
  • Dejaremos enfriar y serviremos añadiendo la salsa de tomate.

Con estas recetas y lo que hemos aprendido, ya podemos aprovechar los beneficios de la leche de almendras. ¿La consumes habitualmente? ¿Sueles optar por otras como la de coco o avena? Sin duda, te animamos a que le des una oportunidad a las recetas comentadas. ¡Te encantarán!