Libros para colorear: arte terapéutico para adultos

Valeria Sabater · 19 mayo, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña el 8 enero, 2019
Al colorear y dibujar conseguimos entrar en contacto con nuestro yo más profundo y centrarnos en nuestras emociones. Te lo contamos todo en el siguiente artículo.

Colorear no es solo un placer infantil. En los últimos años, el sencillo arte de pintar mandalas, por ejemplo, se ha alzado como una práctica muy común entre la población adulta.

Quizás por ello, y viendo los beneficios emocionales, físicos y cognitivos que aporta esta práctica tan distraída, podemos encontrar ya en tiendas y librerías más libros orientados a este tipo de público. 

Hoy, en nuestro espacio te invitamos a descubrirlos con nosotros, y a que comprendas por qué colorear puede ser tan beneficioso para tu salud.

Placer para el cerebro: colorear

Desde hace tiempo, se habla de las ventajas y beneficios de tejer a mano. Desplegamos un sinfín de estrategias de concentración, atención y memoria que resultan muy prácticas para cualquier edad.

Colorear un dibujo, es, aunque te sorprenda, mucho más adecuado. De hecho, cuenta con una larga tradición en el campo clínico y de terapia.

Colorear y sus beneficios en clínica

pintar 2

Hace ya varios años que a mucha gente con deficiencias psíquicas se le ofrece la sencilla terapia de colorear. Es un ejercicio que puede llegar a aportarles un tiempo de adecuada relajación e incluso de control emocional.

Los niños con autismo, por ejemplo, suelen disfrutar bastante pintando dibujos. ¿Las razones?

  • Ayudan a mejorar la concetración y a potenciar la coordinación psicomotriz.
  • Actúan como relajante y canalizan las emociones. Se encuentra mucha calma a través de los colores y llenando espacios en blanco con los tonos que se elijan.
  • Para muchas personas dentro de este colectivo, colorear puede convertirse en una de sus actividades favoritas. Además, es una forma de expresión, de encontrar estímulos y refuerzos positivos.

Te puede interesar: 3 mejores ejercicios para potenciar la creatividad

Colorear, un arte antiestrés

pintar

En el mercado editorial puedes encontrar libros como los de la autora escocesa Johanna Basford. Títulos como:

  • «El jardín secreto».
  • «El bosque encantado» .
  • «Océano perdido«

Fueron concebidos en un principio para un público infantil. No obstante, más tarde los editores se dieron cuenta de que los dibujos tenían demasiada complejidad.

Se habían dado cuenta de que los adultos tenían como costumbre descargarse de internet mandalas y otro tipo de grafismos que colorear. Así pues, decidieron destinarlos a un público más mayor y los convirtieron en auténtico fenómeno de masas.

Por lo general, los consumidores suelen confirmar lo siguiente:

  • Pintar les relaja. Mucha gente está deseando llegar a casa para disfrutar viendo esos complejísimos dibujos llenos de fantasía en blanco y negro. Se convierten en una invitación directa a la «desconexión» de los problemas.
  • Al pintar, las preocupaciones toman otra perspectiva. Las cosas se ven con más calma y se entra en un estado de paz interno en el que se logra conectar mejor con nosotros mismos.
  • Apaciguamos los nervios. Los niveles de cortisol bajan y se reduce el estrés.
  • Mejoramos la atención y la memoria.
  • A su vez, hay un aspecto importante que debemos tener en cuenta: el simple hecho de elegir un determinado tipo de colores puede expresar nuestro estado anímico.
  • Pintar es una experiencia externa que nos permite entrar en contacto con nuestras emociones.

Colorear, un acto emocional y espiritual

colorear

El célebre psiquiatra, médico y ensayista suizo Carl Gustav Jung ahondó en el estudio del arte de pintar y dibujar como mecanismo de expresión y liberación.

Si bien es cierto que sus trabajos se centraron en especial en los mandalas y su simbolismo, es interesante traer aquí algunas de sus reflexiones que, sin lugar a dudas, definen muy bien esta moda reciente de colorear.

  • El arte de colorear es un acto que nos une no solo a nuestras emociones, sino a nuestro ser más interno y a muchas de esas sensaciones que tenemos en el subconsciente.
  • Mientras pintamos, lo hacemos en silencio, permitiendo así que surjan los pensamientos más dormidos de nuestro ser. 
  • Carl Gustav Jung lo llamaba el «arte espiritual». Nos explicaba que los mandalas, por ejemplo, utilizaban en su mayoría la forma circular porque es la representación de un cosmos, de nuestro propio interior en evolución, desde un punto interno al exterior, donde se puede plasmar lo bueno y lo malo.
  • Si nos damos cuenta, muchos de los dibujos para colorear que se comercializan hoy en día siguen utilizando en su mayoría representaciones que se organizan en formas circulares.
  • Según Gustav Jung, también resulta saludable que dibujemos y que no nos limitemos solo a colorear. El dibujo es una forma de libertad y también nos permite canalizar emociones y liberar estrés.

Lee también: Colores y personalidad ¿Cuál es el tuyo?

Anímate a experimentar

No hace falta que sean obras de arte. Serán dibujos catárticos que reflejen nuestros sentimientos y que nos ofrezcan ese desahogo emocional cotidiano que todos necesitamos.

Ponerlo en práctica no cuesta nada. Notaremos como nuestro humor mejora y como nos sentimos mucho más relajados con esta sencilla práctica.

  • Velasco Bernal, J. J. (2014). LA INTELIGENCIA EMOCIONAL. Industrial Data. https://doi.org/10.15381/idata.v4i1.6677
  • Pallares, M. (2010). Emociones y Sentimientos. Neurofisiolgía. https://doi.org/10.1634/stemcells.2006-0547
  • Morris, C. G., & Mastio, A. A. (2009). Personalidad. Psicologia.
  • Yankovic, B. (2011). Emociones, sentimientos, afecto. El desarrollo emocional. Psicología, Conocimiento y Sociedad.
  • Fernández, A. (2011). Antropología de las emociones y teoría de los sentimientos. Revista Versión Nueva Época. https://doi.org/148.206.107.15
  • Mart, E., Mart, M. T., & Ure, L. A. (2011). Análisis de Sentimientos. Computational Linguistics.