Limpiar naturalmente los tubos bronquiales

Los vahos con aceite sándalo son una solución muy eficaz para eliminar la mucosidad, aliviar la inflamación y tratar los problemas de bronquios. Se recomienda hacerlos 3 veces al día

¿En qué momentos tenemos la necesidad de limpiar los tubos bronquiales? Cuando sufrimos ante todo procesos bronquiales, inflamaciones, y un exceso de acumulación de mucosidad que nos impide respirar con normalidad.

Son procesos que requieren como sabes, de un cuidado y tratamiento médico especial. No importa la edad que tengamos, niños o adultos, cualquiera de nosotros podemos sufrir en alguna ocasión un problema asociado a los bronquios. Te explicamos pues qué pautas podemos seguir en casa. Seguro que te sirven de ayuda.

Remedios para limpiar los tubos bronquiales

1. Infusión de eucalipto

Eucalipto

El eucalipto es un excelente descongestionante, uno de los mejores remedios naturales que nos van a servir de ayuda en procesos gripales, resfriados y también, para tratar cualquier problema asociado a los bronquios. Para beneficiarte de sus excelentes propiedades, debes seguir las siguientes pautas:

  • Calentamos un litro de agua y una vez esté hirviendo, añade 5 gramos de hojas de eucalipto.
  • Cuando llegue a ebullición, apaga el fuego y permite que repose.
  • Puedes ir bebiendo a lo largo del día pequeños vasitos. Cuida de que estén ligeramente tibios, nunca fríos.

Para mejorar la salud de nuestros tubos bronquiales, también es adecuado hacer vahos. Toma nota.

  • Calienta dos litros de agua y añade 100 gramos de hojas de ecualipto. Ponte una toalla sobre la cabeza, e inhala el vaho de este sencillo preparado dos veces por día. Te irá muy bien.

2. Jugo de zanahoria con miel

Crema-zanahoria

¿Sorprendida? Combinar el jugo de zanahoria con la miel nos aporta grandes beneficios que te irán realmente bien para tratar los tubos bronquiales inflamados, o llenos de mucosidad. Conseguirás aliviar la congestión de la nariz y la garganta, notarás alivio en el pecho y respirarás mucho mejor.

  • El jugo de zanahoria dispone de grandes cantidades de beta-caroteno y vitamina A.
  • Combinado con miel, conseguimos un antibiótico natural rico en vitaminas capaz de cauterizar y desinflamar.
  • ¿Y cómo lo elaboramos? Muy fácil. Empieza por licuar un par de zanahorias con medio vaso de agua. Después, añade a este preparado dos cucharadas de miel.
  • Bébetelo a temperatura ambiente. Perfecto si lo haces dos veces al día, por la mañana y antes de nuestra cena. Perfecto también para los más pequeños porque dispone de un sabor excepcional.

3.  Jugo de arándanos con jengibre

Te de arandanos

Vale la pena saber que los arándanos, son esas frutas medicinales más utilizadas para paliar la congestión de los tubos bronquiales. Sabemos que no siempre es fácil conseguirlos en nuestros mercados, puesto que es en su forma natural cuando más propiedades y beneficios nos pueden aportar.

Pero si tienes ocasión de conseguirlos, se alzarán como un modo perfecto de descongestionar, limpiar y fortalecer la salud de nuestros bronquios. Para beneficiarte de este remedio debes seguir las siguientes pautas:

  • Hierve unos 200 gramos de arándanos durante 10 minutos.
  • Después, pásalos por la licuadora junto a medio vaso de agua.
  • Después, cuela la bebida para retirar las pieles. 
  • Ahora añádele la infusión realizada con una cucharada de jengibre. Mezcla las dos bebidas y consume a lo largo del día, verás como te vas notando mucho mejor.

4. Vapores de sándalo para los tubos bronquiales

aceites-esenciales

¿Has oído hablar alguna vez de las propiedades del aceite de sándalo? Puedes encontrarlo fácilmente en las tiendas naturales. Es conocido ante todo por ser uno de los mejores recursos naturales para tratar los problemas bronquiales. Alivia la mucosidad, la inflamación y los depura. No es un aceite caro, y por sus beneficios, merece la pena tenerlo siempre en casa. Una alternativa natural que te vendrá muy-muy bien.

  • Para tratar tus tubos bronquiales lo ideal es poner a hervir  en una olla dos litros de agua.
  • Añade entre 6 y 10 gotas de aceite de sándalo, y permite que llegue a ebullición. Una vez listo, prepárate ya para hacer los vahos.
  • Ponte en un lugar cómodo y cuida de no quemarte. Inhala el vapor de esta mezcla durante al menos 10 minutos.
  • Los vapores de sándalo te ayudarán a desinflamar los bronquios y mejorar los síntomas. Recuerda hacerlo unas 3 veces por día.

5. Infusión de hojas de lima con pino

Hojas-de-lima-infusion

Si tienes la oportunidad de conseguir hojas de lima, conseguirás un tratamiento tan efectivo como económico. En muchas tiendas naturales también puedes encontrar infusiones ya listas para su uso, puesto que es uno de los remedios más útiles para tratar cualquier enfermedad asociada a los tubos bronquiales.

  • La infusión realizada con hojas de pino y  hojas de lima, es un modo más de tratar, naturalmente, la bronquitis. Se trata de un combinado con grandes virtudes desinflamatorias. Baja la fiebre, reduce la mucosidad y además, reduce la tos, consiguiendo relajar los músculos del tórax.
  • Deberíamos prepararnos esta infusión dos veces por día. No tienes más que calentar un vaso de agua, y añadir 5 hojas de lima, y unos 5 gramos de las hojitas de pino. Permite que llegue a ebullición y que repose 10 minutos.
  • Por último, no tendrás más que colar bien el contenido, y acompañar con un poco de miel. Te ofrecerá alivio y dispone de muy buen sabor.
Categorías: Remedios naturales Etiquetas:
Te puede gustar