Los 8 beneficios que te aporta un diente de ajo diario

Valeria Sabater · 6 octubre, 2015
El consumo habitual de ajo puede ayudarnos a hacer mejor la digestión y a absorber los nutrientes de los alimentos más eficientemente. Asimismo, ayuda a optimizar las funciones del páncreas y el hígado.

Podríamos decir casi sin equivocarnos que el diente de ajo es uno de los remedios medicinales más utilizados. Conocido desde la antigüedad y presente en casi todas las culturas, se alza como algo más que un condimento en la cocina de todo el mundo.

Los compuestos sulfúricos y sus múltiples fitonutrientes le dieron fama desde épocas muy remotas como “tratamiento espantaenfermedades”. De ahí, por ejemplo, la creencia de que ahuyentaba no solo a vampiros, sino también cualquier epidemia o dolencia.

Ahora bien, ¿qué tipo de beneficios puede aportarnos el consumir un diente de ajo diario? En realidad, muchísimos. Te invitamos a descubrir las bondades de esta medicina natural a nuestro alcance.

Como afirma Eric Block, doctor y profesor de Química la Universidad de Albany, en Nueva York, en su libro El ajo y otros alliums – La sabiduría popular y la ciencia, son muchos sus usos y beneficios para nuestra salud.

Beneficios de consumir un diente de ajo por día

1. El ajo favorece la circulación de la sangre

El ajo es rico en vitamina B, un compuesto esencial que reduce los niveles de homocisteína. Esta sustancia es la responsable de endurecer los vasos sanguíneos y de traernos múltiples problemas:

  • Los niveles altos de homocisteína provocan que la sangre esté “más espesa” y que se produzcan coágulos.
  • Hay mayor riesgo de sufrir un trombo.
  • Cuanto mayor es el nivel de homocisteína, más probabilidades existen de sufrir enfermedades de las arterias coronarias.

Consumir un ajo en ayunas nos puede ayudar a combatir estos problemas.

2. El ajo, un buen antibiótico natural

Sistema inmunitario.

¿Sabías que durante la Segunda Guerra Mundial, y debido a la escasez de medicinas, se utilizaban mucho los ajos? Así es. Su poder antibiótico resultaba muy útil en estos casos y, a día de hoy, tomar de forma regular un diente de ajo nos ayudará en muchos aspectos:

  • Fortalece el sistema inmunitario.
  • Nos ayuda a curar infecciones leves.
  • Favorece la cicatrización de las heridas.
  • Es adecuado para gripes y resfriados.

3. El ajo es bueno para el hígado

El ajo es, ante todo, un buen desintoxicante del organismo. Nos ayuda a depurar toxinas, a eliminar parásitos y a liberar del cuerpo esos metales pesados como el mercurio o los restos de medicamentos que el hígado no puede procesar.

  • El ajo es rico en vitaminas A, B y C, muy adecuadas para estimular las funciones hepáticas.
  • Otra de sus virtudes es la de desinflamar; de ahí que sea muy saludable consumir un diente de ajo diario en caso de que suframos hígado graso.
  • Si te levantas cada mañana con los ojos inflamados, la cara hinchada y con mal sabor de boca, es posible que tu hígado esté sobrecargado. En estos casos, el ajo te puede ser de gran ayuda.

¿Quieres leer más? Aceite de ajo: un remedio muy versátil para cuidar tu cuerpo

4. Es un excelente descongestionante

¿Tienes problemas pulmonares? Si eres de esas personas que cada vez que coge un resfriado acabas con los bronquios llenos de flema y mucosidad, este remedio te será muy útil.

  • El ajo es descongestionante y un buen antibiótico natural para tratar problemas pulmonares.
  • Si sufres de sinusitis o estás pasando una época con mucha tos, puedes hacer vahos o prepararte algún jarabe a base de ajo.

5. El ajo cuida nuestra piel

Debemos cuidar nuestra piel adecuadamente.

Este dato seguro que te interesa: comer un diente de ajo cada día en ayunas ayuda a tener una piel bella, tersa y más joven.

  • El ajo es rico en antioxidantes, que nos permiten proteger y regenerar la piel.
  • Estimula la renovación celular y combate el acné.
  • Para beneficiarte de estas propiedades, solo tienes que tomar un diente de ajo en ayunas seguido de un vaso de agua.

6. Contribuye a reducir los niveles de colesterol

El ajo contiene alicina, una sustancia muy terapéutica para cuidar de nuestro sistema cardiovascular. Tanto es así que consumir cada día un diente ajo natural puede reducir el colesterol malo en un 9 %.

De hecho, desde la Fundación Española del Corazón (FEC) se recomienda incluir ajo en la dieta no solo para reducir el colesterol malo, sino como remedio depurativo, antiséptico y antibacteriano.

7. ¿Padeces anemia? No olvides consumir un ajo al día

Muchas mujeres, a lo largo de sus vidas, padecen en alguna ocasión déficit de hierro. ¿Por qué sería adecuado entonces introducir el ajo en nuestra dieta? Estas son algunas buenas razones:

  • Este alimento eleva las defensas y nos protege de muchas enfermedades.
  • El ajo cuida la salud de nuestra sangre y le aporta múltiples vitaminas y minerales.
  • El ajo estimula los jugos gástricos y hace que podamos digerir mejor el hierro.

Lee también: Cómo debe ser la alimentación para combatir la anemia

8. Cuida nuestro aparato digestivo

Comer ajo es saludable.

No se trata en absoluto de comernos una cabeza entera de ajo cada día. La clave está en el equilibrio y en conocer nuestro cuerpo. Hay quien solo con comer un par de ellos se siente mal, pero, en realidad, si nos acostumbramos a tomar ajo cada mañana, en pocos días podremos notar sus beneficios.

  • Las digestiones se realizan mucho mejor.
  • El ajo estimula los ácidos gástricos y los alimentos se digieren y absorben de forma adecuada.
  • El hígado y el páncreas optimizan sus funciones.

¿Cuando no será adecuado consumir ajo de forma regular?

A pesar de todas las bondades descritas antes, hay ciertas circunstancias en las que no es aconsejable el consumo de este alimento:

  • Si tomas ya algún medicamento anticoagulante o tienes problemas de sangrados: por ser un anticoagulante natural, es mejor evitar su consumo diario en estos casos.
  • En caso de que padezcas hipertiroidismo, evita consumir ajo cada día, debido a su alto contenido en yodo.
  • Si tomas algún tipo de medicación para el corazón y, además, tomas las cápsulas de ajo que venden en las farmacias, evita tomar ajo cada mañana.

Como en tantos otros aspectos de la vida, lo recomendable es que mantengas el equilibrio. No te excedas en su consumo y, ante cualquier duda, consulta con tu médico.