Los mejores aceites esenciales para tratar el dolor de las varices

Varices. ¿Hay algo más antiestético a la hora de poder lucir nuestras piernas? Más allá de este problema de belleza en las pantorrillas o los muslos, las varices son también un problema muy serio para nuestra salud, una dolencia que suele cursar con numerosas molestias en la vida diaria.

Son muchos los casos en que se debe recurrir a una intervención quirúrgica para evitar el riesgo de trombos o coágulos para mejorar así la circulación de nuestras piernas. No obstante, si en tu caso este problema aún no es muy acusado y padeces únicamente esas dolorosas arañas venosas en tus piernas, toma nota de cómo pueden ayudarte estos aceites esenciales.

1. Aceite esencial de ciprés

Aceites para el cabello

El aceite esencial de ciprés podrás encontrarlo en cualquier tienda natural o perfumería especializada. No es caro y tiene muchas aplicaciones para el uso diario, en especial, para todo lo relacionado con la piel, la desinfección o la circulación sanguínea. Te explicamos cómo puede ayudarte en caso de que tengas varices:

  • Mejora el drenaje linfático. De hecho, se considera que el aceite esencial de ciprés es el mejor para tratar las varices en las piernas.
  • Mejora la circulación.
  • Es un buen antiséptico, adecuado para tratar dolencias asociadas al reumatismo e incluso alivia los edemas.
  • Reduce la sensación de presión y pesadez en las piernas.
  • Es muy adecuado también en caso de que tengas la piel grasa, trata el acné y cualquier inflamación o infección que tenga tu piel.

Tratamiento para las varices con aceite esencial de ciprés

  • Aplica 5 gotas de aceite esencial de ciprés en una compresa húmeda que esté fría (puedes poner, por ejemplo, un paño de tela humedecido con agua durante 10 minutos en la nevera).
  • Ahora, con este paño frío donde hayas incluido esas 5 gotas de aceite esencial de ciprés, debes hacerte un pequeño masaje ascendente  en las piernas, para así favorecer la circulación. Hazlo en cada pierna durante, al menos, 10 minutos. Seguidamente, permite que el aceite se seque en tu piel. Pasada una hora, puedes darte una ducha. Verás cómo te relaja.

2. Aceite esencial de menta y romero

menta

La maravillosa combinación de estos dos aceites esenciales nos va a venir muy bien para aliviar el dolor en esos días en que, por ejemplo, llegamos muy cansadas a casa y con las piernas hinchadas, con mucha presión en las varices. Los aceites esenciales de menta y romero son muy fáciles de encontrar y, como decimos, te van a ser muy útiles. Descubre por qué:

  • Tanto el aceite de menta como el de romero son unos buenos relajantes musculares, muy adecuados además para estimular la circulación sanguínea.
  • Son refrescantes y tratan muy bien la inflamación.
  • Tienen la maravillosa propiedad de aliviar esos molestos calambres que solemos sufrir cuando tenemos varices en las piernas.
  • Son dos excelentes analgésicos que te ofrecerán un alivio inmediato cuando más lo necesites.

Tratamiento para las varices con aceite esencial de menta y romero

  • Haremos lo mismo que en el caso anterior. Prepararemos una compresa fría o un paño de lino que habremos dejado unos minutos en la nevera para que se enfríe. Una vez listos, le añadiremos 3 gotas de menta y 3 gotas de aceite esencial de romero.
  • Nos haremos un adecuado masaje ascendente en las piernas para favorecer la circulación sanguínea y, además, aliviar esa molesta presión en las varices y los posibles calambres que podamos sufrir. Seguidamente, procura descansar, al menos, 20 minutos con las piernas en alto. Pasado ese tiempo, date una buena ducha relajante que acabe con un poco de agua fría en la zona de las piernas. ¿Puede haber algo más relajante?

3. Aceite esencial de limón y caléndula

Cura-de-aceite-de-oliva-y-limon

¿Conoces ya los beneficios que tiene para nuestra piel y nuestras varices el uso de estos aceites esenciales? Si no los has probado todavía, descubre con nosotros cómo pueden ayudarte:

  • El aceite esencial de caléndula es perfecto para tratar cualquier problema de la piel, desde edemas, infecciones, acné, e incluso eccema o psoriasis.
  • La combinación de estos aceites esenciales tiene como principal beneficio el inhibir los procesos inflamatorios, aliviando muy efectivamente el dolor, y además, activar el drenaje linfático.
  • Ambos aceites esenciales tienen un efecto muy refrescante que produce un alivio inmediato.
  • Son dos potentes antioxidantes que  contienen un buen aporte de Vitamina E, por lo que te dejan la piel muy suave y cuidada.

Tratamiento para las varices con aceite esencial de limón y caléndula

  • En este caso no hace falta que lo apliques sobre una compresa fría. El aceite de caléndula y de limón son muy adecuados para aplicar directamente sobre la piel, así que no dudes en dejar caer tres gotas de cada uno sobre tus manos para, después, efectuar un buen masaje en tus piernas.
  • Notarás un efecto refrescante de inmediato, además de un olor muy agradable. Esta combinación de aceites esenciales puede ser un remedio rápido y efectivo no solo para alivia el dolor de las varices, sino también para cuidar de tu piel en caso de que tengas pequeñas inflamaciones o edemas. Si lo usas diariamente, verás qué buen resultado te ofrece.
Te puede gustar