¿Por qué a veces soñamos que caemos al vacío?

Seguro que a ti también te ha pasado en alguna ocasión. ¿Sabes que este tipo de sueños puede estar relacionado con el estrés?

Soñar que caemos al vacío es algo tan común que se dice que al menos el 95% de la población lo ha experimentado alguna vez.

Nos crea una súbita ansiedad y en ocasiones, hace que despertemos de improviso. ¿A qué se debe?

Soñar que caemos al vacío, posibles explicaciones

sueños mejor con salud

Es algo común. Acabamos de dormirnos, y al poco tiempo soñamos que andamos con total tranquilidad y enseguida, caemos por un profundo abismo.

  • El suelo desparece de nuestros pies o nos precipitamos a una pendiente en la cual, nuestro cuerpo queda suspendido.
  • Sentimos esa brutal sensación de caída.
  • Se nos acelera el corazón y despertamos asustados y con la inquietud pegada a nuestro cuerpo y nuestra mente.

Incluso es frecuente también el tener la sensación de que, sin saber cómo, nos estamos cayendo de la cama. Es más, mucha gente llega a caer realmente de ella. ¿Por qué se produce este fenómeno?

Ver también: Descubre cómo se fabrican los sueños en nuestro cerebro

1. Se da en las primeras fases del sueño

Dormir-poco
Si recuerdas un poco cada vez que has tenido estos sueños, seguro que te das cuenta que suele ocurrir a los pocos minutos de haberte acostado.

Dicen, que esto suele darse básicamente por una pequeña descompensación entre el llamado sistema vesticular (presente en nuestros oídos) y el sistema cinestésico (el sistema que nos hace conscientes de los movimientos).

  • El cuerpo no se ha adaptado aún a nuestra posición horizontal.
  • Con lo cual hay un pequeño error de procesamiento que nos obliga a despertar de pronto con la sensación clara de que nos estamos cayendo.
  • Esto hace que muchas personas, lleguen a caer de verdad de la cama.

2. El componente estrés también tiene su importancia

cerebro sano
Ahora intenta relacionar cómo era tu estado personal y emocional cada vez que has experimentado este fenómeno. Soñar que caemos al vacío está relacionado también con el estrés.

Sometemos a nuestro cerebro a una gran actividad, el cortisol acelera nuestras funciones básicas, la preocupación aumenta, las ondas cerebrales van al máximo de sus límites.

Sin embargo cuando nos acostamos nuestro cuerpo se relaja, pero el cerebro sigue demasiado activo, mucho más de lo normal.

Y entonces, se produce una nueva descompensación: la alta actividad cerebral más un cuerpo relajado, ocasiona una sensación de caída brutal que, se traduce en este tipo de sueños, que a los pocos instantes, nos obliga a despertar alarmados.

Te puede interesar: 5 claves psicológicas para controlar tus sueños

3. El fenómeno de la parálisis del sueño

caemos al vacío
Ya te hablamos de la parálisis del sueño en nuestro artículo sobre trastornos nocturnos asociado al sueño.

  • Esto ocurre, básicamente, cuando somos conscientes de que estamos sufriendo una pesadilla, sin embargo, no podemos despertar.
  • La sensación es muy vívida e intensa, a veces hasta terrorífica, puesto que todo es muy real.

Cuando soñamos que caemos al vacío se convierte en una experiencia desagradable. También nos obliga a querer despertar antes de sentir el dolor de la caída.

Podríamos concluir diciendo que este fenómeno tiene como principal esencia el estrés. Nuestro cerebro está muy sobreexcitado, y con ello, las primeras fases del sueño derivan en esta descompensación mente-cuerpo.

Por consiguiente, el cerebro reacciona con estos sueños llenos de ansiedad. Como curiosidad hemos de hablarte también de la versión que nos da la etología, al explicarnos que puede deberse a un instinto heredado.

  • De cuando nuestros antepasados homínidos dormían en los árboles y se veían obligados a despertar de pronto para no caer. Curioso ¿verdad?
  • Freud, S. (1979). 4 La interpretación de los sueños. Sigmund Freud Obras Completas. https://doi.org/10.1046/j.1460-9568.2002.02000.x
  • Tirapu-Ustárroz, J. (2012). Neuropsicología de los sueños. Revista de Neurologia.
  • Brailowsky, S. (1998). Las sustancias de los sueños: neuropsicofarmacología. La ciencia para todos.
  • Gómez Milán, E. (2008). El sueño. Vasa.