Por qué y cómo eliminar el pH ácido del cuerpo

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Nelton Ramos el 28 noviembre, 2018
Un pH alcalino es sinónimo de salud, por lo que debemos procurar equilibrar el nuestro para que se aleje de la acidez, y así poder gozar de un adecuado bienestar.

El pH corporal puede ser mucho más importante de lo que nos puede parecer. Este determina si tu cuerpo está en un estado saludable de alcalinidad.

Todo lo que comemos o bebemos afecta a nuestro pH. Algunos alimentos nos hacen más ácidos, mientras que otros nos hacen más alcalinos.

En general, los alimentos de origen animal como la carne y los productos lácteos son ácidos, mientras que los alimentos de origen vegetal como las frutas y verduras son alcalinos.

Las bacterias y los microorganismos necesitan de un pH ácido para desarrollarse, por lo que es fundamental evitarlo.

Así mismo, los factores ambientales también desempeñan un papel importante.

Productos de limpieza como jabón, detergente, ambientadores, limpiadores de vidrio y otros diversos productos de limpieza todos contienen componentes químicos que son tóxicos para el cuerpo y contribuyen a la acidez.

Entonces, en este artículo hablamos sobre este tema, qué es el pH, la importancia de conocerlo y evaluarlo, además de tips para eliminar el pH ácido del cuerpo y volverlo más alcalino.

Incluso, tú mismo puedes averiguar la cantidad de ácido que tienes en el cuerpo… Sigue leyendo.

Qué es el pH

Escala del pH

Para aquellos que se pregunten en qué consiste el pH cabe decir que dichas letras representan el potencial de hidrógeno, que es una medida de la concentración de iones de hidrógeno en el cuerpo.

  • La escala del pH va desde 1 hasta 14, siendo 1 el más ácido, 7 el neutro y 14 el más alcalino.
  • La cantidad de pH ideal es 7,3 a 7,45, que es ligeramente básica, o alcalina.

Por motivos relacionados con la propia alimentación, sobre todo, el consumo excesivo de los alimentos procesados y los ambientes ricos en químicos, nuestro organismo tiende a ser demasiado ácido.

¿Quieres conocer más? Lee: Cómo hacer una mascarilla de ajo para desintoxicar y rejuvenecer la piel

Cómo evaluar el pH

Para ver la cantidad de pH que tienes en la piel puedes hacerlo a través de tiras disponibles en las farmacias.

  • Para ello, basta con poner la tira en la boca, de modo que tenga contacto con la saliva durante dos o tres segundos.
  • Pasado el tiempo indicado, deberemos compararla con la tabla de colores proporcionada y comprobar nuestros valores.
  • Lo más recomendable es hacerlo a primera hora de la mañana, antes de comer o beber, ya que los alimentos y bebidas pueden alterar la lectura de pH de la saliva.

Otra forma de evaluar el pH es a través de la orina y también debe hacerse por la mañana.

  • La primera lectura por lo general puede ser un poco más ácida debido a que el cuerpo está limpiando el ácido mientras duerme por la noche. Así, lo mejor es hacerlo con la segunda orina del día.

Por qué es importante conocer los niveles de pH

Virus

La lectura de pH es un gran indicador del estado de salud en el cuerpo.

Algunas enfermedades y trastornos que están asociados con el exceso de acidez incluyen:

  • Diabetes
  • Obesidad
  • Migrañas y mareos por la mañana
  • Cataratas
  • Cáncer
  • Artritis, osteoporosis y gota
  • Ictus
  • Alergias

Visita este artículo: 5 datos de la artritis reumatoide que debes conocer

Cómo eliminar el pH ácido para que llegue a ser más alcalino

Hay varios modos de lograr eliminar el pH ácido para que sea más alcalino.

Dos de las formas diarias más sencillas y eficaces de llevar tu nivel de pH a la alcalinidad son:

  • Mezclar el jugo de un limón en un vaso de agua tibia y consumirlo a primera hora de la mañana.
  • Añadir ½ cucharadita de bicarbonato de sodio (2 g) en un vaso de agua y beber.

Asimismo, podemos optar por las siguientes alternativas:

Revisa este artículo: Los alimentos alcalinos y el cuerpo

Aumenta el consumo de frutas y verduras

Frutas y vegetales

  • Come más alimentos de origen vegetal y, en caso de consumir productos orgánicos, opta solo por aquellos de animales alimentados con pasto.
  • Incluye en tu dieta cebada y cayena, así como algas chlorella y espirulina.
  • Consume una dieta rica en verduras y frutas nutritivas y alcalinas. Los jugos verdes son una forma rápida y sencilla de obtener todos los beneficios de los vegetales.

Evita el azúcar y los alimentos procesados o fritos

  • Tanto el azúcar como los productos procesados y fritos elevan el nivel de acidez del organismo. En su lugar, opta por endulzantes naturales y otros métodos de cocción.

Lee también: Conoce los distintos endulzantes naturales y saludables

Bebe agua de calidad

Beber agua de calidad ayuda a reducir el pH ácido del cuerpo

  • En la medida de lo posible, intenta evitar consumir agua del grifo, ya que normalmente tiene fluoruro y es muy tóxico para el cuerpo.
  • En su lugar, opta por aguas minerales o agua fresca de manantial.

Opta por la limpieza ecológica

  • Tanto en lo referente a la limpieza del hogar como a la del cuerpo, debemos evitar los productos comerciales.
  • Utiliza ingredientes de limpieza naturales como el vinagre de sidra de manzana diluido.

A la hora de utilizar champús, geles de baño, dentífricos y otros productos de aseo personal, procura que sean ecológicos.

Los comerciales se hacen con productos químicos que tienen una carga tóxica masiva para el cuerpo y te hacen ácida.

Entonces, ya sabes que puedes evaluar tu pH tú misma, cualquier día. Ten esto en cuenta, así como también los tips saludables que te mencionamos. Ponlos en práctica.

  • Troxler S. Readorn J. Commissioner North Carolina Department of Agriculture and Consumer Services Food and Drug Protection Division. PH y los Alimentos.
http://www.ncagr.gov/FOODDRUG/espanol/PHylosAlimentos.pdf.pdf
  • Saz P. Nutrición y salud. Cuida tu equilibro ácido-base.
http://www.eltrosdordal.com/artsalut/EQUILIBRIO%20ACIDO%20BASE.pdf
  • Bueno M. Biosalud. Instituto de Medicina Biológica y Antienvejecimiento. El Ph y la enfermedad.
https://biosalud.org/archivos/noticias/4ph%20y%20enfermedad.pdf