¿Puede el estreñimiento favorecer el aumento de peso?

Evitar el estreñimiento es fundamental para cuidar de nuestra salud en general. Lo que percibimos como esos “kilos de más” desaparecerá en el momento en que regulemos nuestro tránsito

Seguro que, en más de una ocasión, te has mirado al espejo y has visto que tu vientre está más prominente de lo normal. Son esos días en que sufres estreñimiento y te sientes hinchada. Te pesas en la báscula y te das cuenta de que, además, has aumentado unos gramos. ¿Cómo puede ser? ¿Puede el estreñimiento favorecer el aumento de peso?

Hablemos hoy sobre este tema. Estamos seguros de que va a resolver muchas de tus dudas y de que podremos ayudarte a resolver este problema tan frecuente.

¿Puede el estreñimiento favorecer el aumento de peso?

Claves-para-revertir-el-vientre-hinchado-¿comes-deprisa-01-e1384437965660

La respuesta es que no, pero analicemos con detalle cada aspecto para entenderlo mucho mejor. Empezaremos poniendo un ejemplo. Hace ya una semana que no puedes ir al baño con regularidad, tienes problemas de estreñimiento y notas cómo la ropa te viene mucho más justa en la parte del vientre. Además, tu báscula te dice que pesas un poco más. ¿A qué se debe entonces?

  • Ese aumento de peso no se debe a grasa acumulada, sino a esos elementos almacenados en nuestros intestinos que deberíamos haber expulsado en forma de heces. Son desechos de alimentos que nos están inflamando. Toxinas que, a su vez, favorecen la retención de líquidos.
  • El aumento de peso por el estreñimiento es “percibido por nosotras”, pero no real. En el momento en que regulemos el tránsito intestinal, esos gramos de más en la báscula desaparecerán.
  • Bien es cierto que verás tu vientre más abultado, pero no es grasa ni músculo, sino una hinchazón provocada por una retención de heces. El estreñimiento no favorece el aumento de peso tal y como lo entendemos, por lo que no veremos alterada nuestra figura ni tendremos la obligación de comprar ropa nueva. Ahora bien, hemos de entender que el estreñimiento tampoco es saludable y que “ese pequeño exceso de peso” debido a la presencia de heces acumuladas nos puede ocasionar problemas serios.
  • El poder ir al baño con regularidad, el mantener limpios nuestros intestinos es también un factor importante para cuidar de nuestra salud general. Ello nos permite poder depurar mejor el organismo, liberarnos de toxinas y elementos nocivos que favorecen, por ejemplo, la retención de líquidos. Así pues, a la hora de seguir una dieta de adelgazamiento, es importante que incluyas esa dosis de fibra, líquidos, frutas y verduras que te ayudarán no solo a adelgazar, sino también a evitar el estreñimiento. El poder “evacuar” con normalidad es parte de nuestra salud, tanto como cuidar de nuestro peso.
  • En caso de sufrir estreñimiento agudo, puede darse la situación de ver que, en poco tiempo, aumentamos entre 2 y 3 kilos. Hay un aumento de peso, no hay duda, pero una vez más hemos de explicar que no es un aumento real. En cuanto regulemos ese problema, ese exceso de peso desaparecerá. Los expertos nos indican que la prueba directa de que estamos engordando es el índice de masa corporal. Atiende el volumen de tu cintura, de tus brazos… En ocasiones, lo que suele ocurrir es que durante unos días o unas semanas nos alimentamos mal. Demasiados azúcares, poca agua y poca fibra. Como resultado, nuestro organismo reacciona produciendo líquidos para eliminar ese exceso y por ese motivo nos vemos más llenas. Ahora bien, no es grasa real. Son procesos que duran solo unos días si ponemos remedio con una mejor alimentación y bebiendo más líquidos.

Cómo evitar efectivamente el estreñimiento

betabel jugo

Hemos de señalar, en primer lugar, que somos precisamente las mujeres quienes más solemos padecer estreñimiento y retenciones de líquidos. Hay días en que nos vemos fatal ante el espejo, nos sentimos pesadas e hinchadas… Pero, siguiendo unas pautas adecuadas, te aseguramos que esto puede dejar de ocurrir.

Solo debes cambiar de hábitos, concienciarte de que es necesario atenderte un poquito más. Piensa que, en ocasiones, el estrés o las obligaciones diarias hacen que vayas con prisas, y que “cuando te vienen las ganas”, prefieras aguantarte para otro momento. Si hacemos esto de modo continuado, nuestra salud acabará resintiéndose. Toma nota de lo que debes hacer:

1. La importancia del desayuno

El desayuno es la clave para combatir el estreñimiento y, es más, hay una fórmula que nunca falla y que debes tener en cuenta. Incluye una pieza de fruta, algo de avena y una bebida caliente. ¿Qué tal si nos preparamos un tazón de avena con unos trocitos de kiwi y unas uvas? Luego, puede ser ideal, por ejemplo, una infusión de ortigas calentita, que beberás poco a poco con un poco de miel.

2. El licuado de aloe vera con naranja

Aloe vera pecas

Combinar el aloe vera con una naranja es un magnífico remedio para combatir el estreñimiento. Toma nota de cómo hacerlo:

Ingredientes

  • 30 gramos de aloe vera (el gel traslúcido del interior de la planta).
  • 150 ml de agua tibia.
  • Una naranja.

Preparación

  • Calienta el agua en una tetera y, cuando esté hirviendo, añade el aloe vera. Deja que se disuelva. Mientras, obtén el jugo de la naranja. Por último, no tienes más que mezclar la infusión de aloe vera tibia con el jugo de naranja y beberlo siempre en ayunas. ¡Delicioso!

3. Ejercicio físico moderado

Es muy saludable andar media hora al día, ir a nadar… Mantenernos activas para conseguir así que nuestro intestino obtenga ese movimiento necesario para favorecer adecuada expulsión de las heces. Y recuerda, no solo combatirás el estreñimiento, sino que cuidarás de tu salud.

4. Cena pronto y ligero

Es importante que no sobrecargues tu estómago con un exceso de comida por la noche. Las digestiones pesadas a última hora del día hacen que nuestro intestino se vuelva lento, que almacenemos residuos que nos costará mucho eliminar por la mañana. Lo ideal son cenas ligeras dos horas antes de ir a dormir.

5. Fibra, verduras y líquidos

Es la fórmula de siempre. Una dieta rica en verduras frescas (si son crudas, mejor), en fibra y en abundantes líquidos te ayudará a regular tu tránsito intestinal. Prueba también los ricos licuados a base de betabel (remolacha) y zanahorias. ¡Son deliciosos y efectivos!

Te puede gustar