Quien tiene magia no necesita trucos

Las personas con magia son auténticas y no buscan caer bien. Se presentan como seres empáticos y procuran contagiar su entusiasmo a todos los que los rodean.

Quien tiene magia en su corazón jamás necesitará trucos. Hay personas que disponen de esa luz propia que reconforta e ilusiona. Son personalidades valientes que vuelven posible lo imposible y que, además, apenas se dan cuenta de todo lo que hacen por nosotros.

Estamos seguros de que en tu círculo social más próximo tienes a alguna persona de estas características. Es común que digamos aquello de que son “amigos con magia” o familiares con ese don especial para hacer de instantes ordinarios momentos maravillosos.

Sin dudas, es algo excepcional contar con este tipo de personas. Aunque a menudo se nos recomiende que las cuidemos y las valoremos cada día, por nuestra parte, te recomendamos algo mejor: aprende a imitarlas. En este artículo, detallaremos qué rasgos psicológicos suelen definir a las personas con magia, esas que no necesitan trucos para ser tan especiales.

Personas con magia, personas de corazón humilde

Definimos a las personas con magia como auténticas. Dentro del campo de la psicología, ser genuino encierra en realidad una serie de rasgos muy interesantes que podrían definirse a través de las siguientes características:

No entienden de falsas molestias o de autocompasión

Quien tiene magia no apaga la de los demás. Las personas con un carácter inseguro y desconfiado estarían en el otro extremo de las genuinas; son las que necesitan constantemente de ese reconocimiento externo con el que validarse, con el que sentirse útiles o importantes.

A la falsa molestia, además de la búsqueda de la aprobación social, se le añaden también el orgullo y la necesidad de estar siempre un “punto” por encima de los demás.

Por su parte, la modestia sincera de las personas genuinas, de las que tienen magia, entiende que todos estamos en un segundo plano, en el que es necesario respetarnos los unos a los otros. Nadie tiene por qué ser más que los demás.

Las personas con magia tampoco hacen uso de la autocompasión y no se victimizan, porque entienden el valor de la ecuanimidad emocional.

mujer-con-pájaros

No buscan caer bien, son “todo lo que ves”

El carácter de la persona genuina que deslumbra a los demás por su autenticidad no busca caer bien a todo el mundo. Esa luz propia que caracteriza su forma de ser se debe, en primer lugar, a que se sienten bien consigo mismas: tienen un buen autoconcepto.

No buscan aparentar y, por ello, siempre hacen uso de esa espontaneidad de corazón que no todos entienden. Son “todo lo que ves”, ni más ni menos. No importa en qué situación te las encuentres, en qué momento o en qué contexto. Su carácter siempre es el mismo, son congruentes en valores y actitudes.

Te puede interesar: A veces, simplemente te cansas y hay que empezar de nuevo

Nos contagian su entusiasmo

Tener luz, tener magia, contar con esa chispa que siempre nos trae sonrisas en días difíciles supone, por encima de todo, disponer de ese carácter capaz de contagiar vitalidad y optimismo.

Si lo pensamos bien, no siempre es fácil trasmitir esa energía con la cual traer alegrías a quien vive pesadumbres o entusiasmo a quien está experimentando un momento complicado.

Este tipo de personalidad es capaz de cautivarnos con sus palabras y con su sola presencia. Lo consiguen porque nos ofrecen confianza y esa grata sensación de que “aunque no lo creamos, todo puede salir bien”.

Son humildes y entienden de reciprocidad

Tener magia no es embaucar para conseguir un propósito. Tener magia es, por encima de todo, poseer gracia para hacer sentir bien a los demás a través de los actos más sencillos, más humildes.

Las miradas mágicas de estos individuos entienden qué es la empatía y cómo se construye la reciprocidad. Saben que una amistad u otra relación se basa en el respeto mutuo y en la correspondencia más humilde, en la que un corazón es capaz de intuir las necesidades de otro para saciarlas.

Hay un sentido de la integridad, y eso es algo que nos lo han demostrado desde el primer día. Sabemos que siempre van a estar ahí para nosotros, que su alma humilde nunca buscará nada a cambio, más que la propia amistad.

arco-iris-en-la-mirada con magia

Lee también: Juzgar a una persona no define quien es ella, te define a ti

La vida siempre parece fácil con su compañía

No sabemos muy bien cómo lo hacen, pero tienen esa virtud innata para deshacer ovillos vitales, para traer soles en días de tormenta y para regalar esperanzas cuando todo está perdido.

A menudo suele decirse aquello de que hay personas que nacen así, con ese don para hacer que la existencia sea fácil. Sin embargo, en realidad lo que tienen este tipo de personalidades es una actitud valiente para encarar la vida.

Tal y como apuntamos al inicio, además de cuidar cada día de estos amigos o familiares que te regalan su magia y su cariño, lo que deberíamos hacer también es imitarlas. No dependas en cada momento de su actitud increíble para sentirte bien o para encontrar respuesta a un problema. Interioriza sus valores, su ánimo y su entereza e imítalas.

Si aprendemos a cuidarnos los unos a los otros en lugar de priorizar tanto nuestros egos, la sociedad iría mucho mejor. Así pues, no dudes en dotar a tu vida de un punto de magia.

  • Castillo, E. G. (1998). Educación y Valores. Revista Española de Pedagogía, 399–426. Retrieved from https://www.ugr.es/~fjjrios/pdf/Tice4-ValorEducacion.pdf
  • Lucas Breda, K., Groot, K., & Towle, A. (2013). EL DESARROLLO DE HUMILDAD CULTURAL MEDIANTE EL APRENDIZAJE SERVICIO CRÍTICO. Ciencia y Enfermería19(2), 35–46. https://doi.org/10.4067/S0717-95532013000200004