Quistes en las rodillas: causas y tratamiento natural

Aunque existen remedios naturales que pueden ayudarnos a mejorar la sintomatología de los quistes de rodilla siempre será conveniente acudir al especialista para obtener un tratamiento adecuado a nuestra dolencia

Los quistes en las rodillas pueden tener diversos orígenes. No obstante, esta pequeña hinchazón rellena de líquido tiene su causa más común en problemas asociados a la artrosis.

Para entender mejor este proceso, imaginemos por un momento nuestra articulación. Es más o menos como una “boca” que se abre y que se cierra para ejecutar el movimiento.

Ahora bien, en cada movimiento producimos aire, y ese aire acumula líquido sinovial de la propia articulación dañada hasta formar un pequeño globo, un quiste.

En vista de que hay un problema articular, este líquido no puede volver a su lugar debido a un mecanismo de “válvula” que genera el mismo tejido blando de la rodilla.

Lo más complejo de todo ello es que este líquido acumulado presiona otras estructuras y ocasiona molestias, dolor y dificultad a la hora de ejecutar cualquier movimiento, cualquier paso.

A pesar de que, tal y como hemos señalado, es común que este problema se asocie a la artrosis, tiene otros desencadenantes que es necesario conocer.

Hoy en nuestro espacio queremos hablarte sobre este tema y sobre qué tipo de tratamiento natural podemos llevar a cabo en casa.

Tipos de quistes de rodilla

Steps-con-elevación-de-rodilla

Los quistes de Baker

El quiste poplíteo o quiste de Baker tiene su origen en una acumulación de líquido dentro de una bolsa situada entre los músculos de la propia rodilla.

  • Notaremos su formación tras una inflamación y un bulto que puede crecer, sobre todo, en la parte de detrás de la rodilla.
  • Al principio no duele, solo notaremos cierta molestia al doblar la pierna.
  • Los quistes de Baker se originan a raíz de una ruptura de ligamentos cruzados, por el desgaste de los mismos y por lesiones del cartílago.
  • La artritis reumatoide también puede originar esta condición médica.

Para tratar el quiste de Baker lo más adecuado son los antiinflamatorios, el uso de rodilleras de compresión y la terapia física de rehabilitación.

Descubre 7 tips para cuidar de tus huesos y evitar la osteoporosis

Los quistes de menisco

mujer con dolor de rodilla

Los meniscos tienen una finalidad muy concreta: actúan como los “amortiguadores de la rodilla”.

  • Es común que las personas más jóvenes, si practican un deporte intenso, sufran roturas a causa de golpes o torsiones de la rodilla.
  • Las personas que llevan una vida más sedentaria tampoco están exentas de experimentar este problema a causa de la simple degeneración por el paso del tiempo.
  • Cuando el menisco se rompe por la causa que sea, el líquido sinovial se escapa para formar la bolsa o el quiste.

El tratamiento para el quiste de menisco se basa en una artroscopia de la articulación. Es decir, en la reparación del propio menisco.

Quistes de los ligamentos cruzados

Los quistes de los ligamentos cruzados pueden aparecer delante, en medio o en la parte trasera de los propios ligamentos de las rodillas.

  • A pesar de no ser muy comunes, cursa con dolor y son complicados de diagnosticar, a no ser que nos hagan una resonancia magnética de la rodilla.
  • Al igual que en el caso de los quistes de menisco, es necesaria una intervención quirúrgica para resolver este problema, al que le seguirá, sin duda, una adecuada rehabilitación física.

Descubre cuáles son los mejores 8 alimentos ricos en calcio

Tratamiento natural para los quistes en las rodillas

Bebida curativa con jengibre, canela, cúrcuma, aceite de coco y miel

Terapia frío-calor

Al igual que ocurre con cualquier dolencia articular donde aparece el dolor y la inflamación, la terapia frío-calor siempre será muy adecuada.

Puedes aplicar un par de cubitos de hielo envueltos en un paño de algodón durante unos minutos en la rodilla afectada.

Más tarde, ten preparada una bolsa de agua caliente para favorecer el efecto contrario: la adecuada vasodiltación de la zona.

Aceite esencial de romero

El agua de romero o el aceite esencial es un antiinflamatorio natural muy poderoso. Puedes encontrarlo en cualquier tienda natural o en una parafarmacia.

La aplicación es muy sencilla: solo tendrás que ejercer un masaje circular suave –sin oprimir– en esa área donde se haya formado el quiste.

Bebida de jengibre y cúrcuma para calmar el dolor y la inflamación

Al tratamiento médico que te prescriban a base de antiinflamatorios le puedes añadir, si lo deseas, esta bebida de jengibre y cúrcuma.

Es un remedio natural rico en antioxidantes y unos compuestos específicos que calmarán el dolor y la propia inflamación.

Además, te ayudará a reforzar tu sistema inmunitario para que tus defensas te ayuden a reducir ese exceso de líquido acumulado o la infección asociada a la artrosis.

Toma nota de cómo debes prepararla. Basta con que la tomes una vez al día. Nunca te excedas de esta dosis en caso de que padezcas hipertensión.

Descubre los: 9 alimentos que combaten la inflamación

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharadita de jengibre rallado (5 g)
  • ½ cucharadita de canela en polvo (2,5 g)
  • ½ cucharadita de cúrcuma en polvo (2,5 g)
  • 1 cucharada aceite de coco orgánico (15 g)
  • 1 cucharadita miel de abeja cruda (7,5 g)

Preparación

  • Pon a hervir el agua y, una vez llegue a ebullición, añade todos los ingredientes, excepto la miel.
  • Retira del fuego y deja que repose 10 minutos. Después, sirve en tu taza favorita.
  • Para terminar, puedes endulzar con un poquito de miel.

El sabor es sensacional y te ayudará a mejorar un poco la sintomatología asociada a los quistes en las rodillas.

Te puede gustar