6 buenas razones que te harán consumir plátanos 7 días por semana

Valeria Sabater · 26 marzo, 2017
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante el 2 febrero, 2019
A pesar de su mala fama, el plátano tiene muy pocas calorías y puede ser una fruta muy adecuada para favorecer la pérdida de peso

Nos encantan los plátanos. Su sabor estimula, complace y combina de forma excepcional con un sinfín de alimentos como la miel, la canela, la avena o las nueces. Son también la fruta favorita de los deportistas y, de hecho, aportan energías y nutrientes para tratar el cansancio o el decaimiento momentáneo.

Ahora bien, algo que todos sabemos es que no falta quien lo evita o lo come con temor, porque piensa que algo tan saludable como consumir un plátano al día puede hacer que aumentemos de peso.

Hemos de ver estos datos con objetividad: un plátano al día, en especial por las mañanas, no hace daño ni nos hará ganar unos kilos de más. La clave, como siempre, está en el equilibrio y en la concienciación de que comer bien es vivir bien.

Los plátanos pueden ayudarte a ello. Te damos 6 buenas razones que te convencerán de consumirlos los 7 días de la semana.

1. Los plátanos: una fruta muy nutritiva

Los plátanos son muy nutritivos. De ahí, que sean el recurso más acertado para hacer de nuestros desayunos un momento ideal. Para cuidarnos como merecemos y empezar el día con la máxima energía.

Toma nota de todos los nutrientes que contiene un solo plátano:

  • Una gran cantidad de fibra y múltiples antioxidantes
  • Minerales (potasio, magnesio, cobre, manganeso)
  • Vitaminas (B6 y C)
  • Carbohidratos
  • Proteína

Asimismo, cabe recordar que los plátanos contienen una gran cantidad de agua y muy pocas grasas.

Descubre: 9 beneficios que obtienes al consumir manzanas

2. Los plátanos regulan el nivel de azúcar en sangre

Depurar la sangre.

Los plátanos son ricos en una sustancia llamada pectina, una fibra soluble que nos ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre después de las comidas.

  • De este modo, se regula el apetito y ralentizamos además el vaciado del estómago.
  • Por su parte, si elegimos los plátanos menos maduros (sin llegar a estar completamente verdes) regulamos mucho mejor el índice glucémico. Así evitamos los temidos picos de azúcar que, a veces, ocasionan otras frutas más dulces.
  • No obstante, si somos diabéticos lo más recomendable es evitar el consumo de bananas maduras.

3. Un plátano al día y mejora tu digestión

Algo que, sin duda, te gustará saber es que un plátano mediano contiene dos tipos de fibra: la pectina y el almidón (antes citados).

  • Estos dos componentes favorecen de un modo maravilloso nuestra digestión. El almidón, por ejemplo, escapa de la propia digestión para ir directamente hasta nuestro intestino grueso. Allí se convierte en alimento para las bacterias intestinales beneficiosas.
  • Una flora intestinal fuerte y sana es sinónimo de salud: absorbemos mejor los nutrientes y evitamos el estreñimiento.
  • Por su parte, la pectina nos ayuda a proteger y a cuidar de la salud del colon.

Lee también: 6 beneficios del plátano verde que probablemente desconocías

4. Sí, los plátanos también cuidan de tu corazón

Beneficios de los plátanos

El potasio es un mineral esencial para la salud del corazón, sobre todo para regular y equilibrar la presión arterial.

Si nos acostumbramos a consumir un plátano al día, cuidaremos de nuestros niveles de potasio, esencial para cuidar de nuestro bienestar cardiovascular.

¡Vale la pena tenerlo en cuenta!

5. ¿Quieres perder peso? Entonces consume un plátano por las mañanas

Los plátanos tienen varias características que hacen de ellos unos aliados fabulosos para favorecer la pérdida de peso. Para convencerte de ello, te aportamos los siguientes datos:

  • Para empezar, los plátanos contienen muy pocas calorías.
  • Son saciantes y nutritivos. Basta con incluirlos en tus desayunos junto con algo de proteína, unas nueces y un café o una taza de té, para descubrir que te vas a sentir lleno y con una buena energía durante toda la mañana.
  • También son ricos en fibra, como ya te hemos explicado: cuidarás de tu salud digestiva y evitarás el estreñimiento.

Asimismo, y como dato interesante, te gustará saber que en las dietas con fines de pérdida de peso suelen utilizarse mucho los plátanos verdes. Pruébalos durante 10 días y observa qué efecto ejercen en ti.

6. Si haces ejercicio, lleva siempre un plátano en tu bolso

Deporte

Tal y como te hemos indicado al inicio, los plátanos son la fruta perfecta para los atletas. ¿La razón? Por su contenido en minerales y carbohidratos de fácil digestión.

  • Asimismo, y este dato es interesante, el consumo regular de plátanos nos puede ayudar a reducir los calambres musculares relacionados con el ejercicio.
  • De hecho, si tú no eres deportista pero sufres calambres nocturnos de forma habitual, no lo dudes: incluye en tu cena un plátano (que no esté excesivamente maduro) y los evitarás.
  • Además, los plátanos aportan un alta carga nutricional antes, durante y después del ejercicio, en especial si este es de resistencia.

¡Recuerda llevar siempre un plátano contigo cuando salgas a correr o al gimnasio!

Para concluir, somos conscientes de que hay determinados alimentos que no sientan igual de bien a todo el mundo. En ocasiones, hay quien no tolera los plátanos, es cierto.

Sin embargo, si piensas que consumir uno cada día es excesivo para ti, anímate a incluirlo en tu desayuno, al menos, 3 veces por semana. Tu salud te lo va a agradecer.

  • G.H. R, T. T, S.K. S, B. Z, N. M, M. K, et al. Green banana and pectin improve small intestinal permeability and reduce fluid loss in Bangladeshi children with persistent diarrhea. Dig Dis Sci. 2004;
  • Nieman DC, Gillitt ND, Henson DA, Sha W, Shanely RA, Knab AM, et al. Bananas as an energy source during exercise: A metabolomics approach. PLoS One. 2012;
  • Lara-Espinoza C, Carvajal-Millán E, Balandrán-Quintana R, López-Franco Y, Rascón-Chu A. Pectin and pectin-based composite materials: Beyond food texture. Molecules. 2018.