Remedios caseros con lavanda - Mejor con Salud

Remedios caseros con lavanda

La lavanda o el espliego es una planta multifacética con gran tradición curativa. Hoy en día es muy utilizada en medicina natural, en cosmética e incluso en gastronomía, su perfume y su sabor aporta un toque de originalidad donde se acompañan también sus beneficios para la salud. Estamos seguros de que te encantará conocer más cosas sobre la lavanda.

Está comprobado que la flor de la lavanda y el aceite que se obtiene de ella, nos ayuda en muchas de nuestras dolencias y problemas de la vida diaria: desde un dolor de cabeza, hasta problemas de insomnio, dolores articulares… sencillos y antiguos remedios que nunca está demás conocer para poner en práctica en nuestra casa. Son económicos y efectivos. Veamos pues un poco más sobre el tema.

Remedio para los dolores musculares y articulares

lavanda 2

La lavanda está compuesta por esencias como el linalol, gerianol, pineno, cineol, borneol, además de por taninos, éter valeriánico y saponinas.  ¿Qué quiere decir esto? que nos puede aportar grandes beneficios como remedios analgésicos y sedantes para el dolor muscular y de las articulaciones.

¿Cómo lo preparamos?

Para ello, cogemos 50 gramos de flores de lavanda, (si son frescas mejor) y lasdejamos macerar en alcohol de 96º en un frasco de cristal que sea oscuro. Déjalo al menos diez días en un lugar que no le de la luz. Después, filtra el líquido que hayas obtenido y permite que repose otro día más. Con este alcohol que resulta del proceso de maceración, ya puedes hacerte friegas en aquellas partes donde tengas dolor. Obtendrás un gran alivio.

Remedio para las infecciones de la piel

lavanda 3

¿Tienes un corte o una herida infectada? ¿Eres de esas personas a las que suele tardar bastante en cicatrizar las heridas? La lavanda es un gran antiséptico que puede ayudarte a tratar esas heridas cotidianas.

¿Cómo lo preparamos?

Para ello haz una infusión con cuatro ramitas de lavanda en medio vaso de agua. Una vez haya reposado, deja caer cuatro gotitas de aceite de almendras. Seguidamente, ya puedes humedecer un algodón y aplicar un suave masaje en la zona afectada. Recuerda repetirlo tres veces al día y verás como al poco, esa herida acaba cicatrizando.

Remedio relajante

Las propiedades de la lavanda como remedio antiestrés y para resolver el insomnio, es quizá una de sus particularidades más conocidas. Pero ¿es realmente cierto? La lavanda no nos va ayudar directamente a conseguir un sueño más profundo y reparador, lo que produce es un efecto relajante gracias a la aromaterapia. Oler sus flores ofrece una sensación de tranquilidad al regular la frecuencia cardíaca y la presión arterial.

¿Cómo lo preparamos?

  • Para beneficiarnos de sus propiedades podemos hacer dos cosas. La primera es prepararnos una infusión de lavanda y romero antes de dormir. No tenemos más que poner cinco ramitas de lavanda y una de romero junto a un vaso de agua hirviendo. Deja que repose cinco minutos y bébelo poco a poco.
  • El otro remedio es bien sencillo. Coge 30 gramos de lavanda fresca, córtala a trocitos y ponlos en una bolsa pequeña de algodón. Cierra la bolsita con una cinta y déjala junto a la mesilla de tu cama, o incluso bajo tu almohada. El olor te ayudará a relajarte.

Limonada de lavanda relajante y refrescante para el verano

lavanda

Esta bebida a base de limón y lavanda, es un remedio ideal para desintoxicar el organismo y para obtener unos efectos relajantes en las épocas de más calor. Es muy sencilla de realizar y te permitirá obtener una sensación sedante y con efecto antiestrés, en esos días en que llegues más agotada a casa.

Ingredientes

  • 2  cucharadas grandes de lavanda seca (en las tiendas naturales suelen vender la que es apta para consumir. Pero si tu la cultivas en tu jardín y está libre de pesticidas, también es buena para nuestra cocina)
  • Edulcorante al gusto.
  • 4 vasos de agua
  • El jugo de 3 limones.

Preparación

  • En una olla, dejamos caer las dos cucharadas de lavanda (si es fresca mejor) junto con los 4 vasos de agua. Permite que llegue a ebullición, para después, permitir que repose durante media hora.
  • Después, filtra la lavanda con un colador y lleva la mezcla obtenida a una jarra grande.
  • Exprime los 3 limones y obtén el jugo, para después, dejarlo caer en la jarra y remover bien junto al edulcorante que elijas. Llévalo al refrigerador, y, a la hora de servir acompáñalo con unos cubitos de hielo. Es tan refrescante como delicioso.