Remedios caseros para el espolón calcáneo

17 junio, 2014
Más allá del tratamiento médico, para mejorar el espolón calcáneo y minimizar el dolor es importante que, en casa, realicemos estiramientos y ejercicios suaves para mejorar la movilidad

Si eres de las que suelen padecer de espolón calcaneo, entonces conoces su molestia, ese dolor penetrante que te imposibilita el realizar tus tareas diarias y tus obligaciones. Andar se convierte en una pequeña tortura, un deterioro físico acompañado de una fascitis plantar donde es indispensable el tratamiento médico. Pero nosotros, por nuestra parte, te aportamos también útiles remedios para el día a día que te ofrecerán alivio.

Consejos para paliar el dolor del espolón calcaneo

Los espolones se originan en especial en la parte posterior del talón, un pequeño hueso del pie que empieza a sobre salir y que causa no solo dolor, sino también una importante inflamación, en especial al  presionar la planta del pie. El tratamiento se basa ante todo en bajar dicha inflamación y en tomar medidas para que dicha lesión no vuelva a aparecer. Además de seguir los consejos de nuestro médico, podemos seguir las siguientes indicaciones complementarias:

1. DESCANSO

pies-en-cesped

Es sin duda la primera medida de defensa que deberemos tomar ante el incisivo dolor por un espolón calcáneo. Descansaremos el pie para evitar mayor inflamación, evitando correr y hacer movimientos bruscos permitiendo así que la lesión vaya sanando. A medida que vayan pasando los días y la inflamación disminuya, iremos realizando pequeños estiramientos y suaves ejercicios. Ten en cuenta que una correcta recuperación evitará que volvamos a coger esta dolorosa lesión.

2. PLANTILLAS ORTOPÉDICAS

photo

Ideal para ir tratando el espolón calcaneo. Se trata de unas sencillas plantillas que disponen de una zona más blanda donde podremos descansar el talón, de este modo amortiguamos las pisadas y reducimos tanto la presión como el dolor. Puedes encontrar estas plantillas fácilmente en las farmacias. Son perfectas para cuando ya tienes un poco más de movilidad, puesto que los primeros días sería necesario que guardaras reposo con tal de reducir la inflamación. También existen un tipo de vendas específicas para el talón calcaneo que se sitúan en puntos específicos para ir corrigiendo la lesión. De todo esto puede informarte tu médico o tu farmacéutico.

3. BOTELLA HELADA

botella-de-agua-helada

Sabes que el hielo siempre es muy beneficioso en caso de inflamación y para reducir el dolor. Pero eso sí, jamás deberemos poner en contacto directo con nuestra piel la superficie de un trozo de hielo, ya que esto nos causaría más daño que otra cosa. ¿Solución? Una muy práctica. Coge una botella de plástico de litro y medio y llénala de agua. Después, llévala al congelador. Cuando esté ya completamente fría y congelada, extiende una toalla en el suelo. Lo que deberás hacer es hacer rodar con tu pie (ahí donde tengas el espolón) la botella de agua, durante al menos 15 minutos. Hazlo por la mañana y por la noche, verás cómo notas alivio.

4. MASAJES CASEROS

masaje.pies

Son sencillamente perfectos. Encontrarás alivio y reducirás la inflamación. ¿Qué puedes utilizar? Muy fácil, por ejemplo vinagre de manzana. No tienes más que coger un paño, una pequeña toallita por ejemplo, y empaparla con medio vasito con vinagre de manzana. Aplícate el paño en el talón, realizando pequeños masajes circulares a la vez que permites que la piel se vaya empapando con el líquido. Esto puedes hacerlo por las mañanas. Por las tardes, puedes utilizar una mezcla de lavanda, romero y sal marina. Los dos primeros ingredientes puedes conseguirlos haciendo una infusión con 5 ramitas de lavanda y tres de romero. Después, empapa un paño con este liquido, añadiendo también sal gruesa. Procura que esté tibio cuando te lo pongas en el espolón calcaneo. Dejalo en tu pie unos diez minutos. Después, introduce el pie en agua fresca. El contraste de agua caliente con agua fría, reactiva la circulación y baja la inflamación.

5. PEQUEÑOS ESTIRAMIENTOS

ejercicios espolon calcaneo
Ejercicios muy suaves, pequeños estiramientos que te permitan, poco a poco mejorar la movilidad y suavizar el dolor del talón. Una sencilla actividad es por ejemplo sentarse en una silla y dejar una toalla en el suelo. Intenta levantarla con el pie afectado, poco a poco…

Otro ejercicio útil es que antes te hemos indicado, hacer rodar una botella fría con la planta del pie. El frío te alivia el dolor al mismo tiempo que realizas pequeños estiramientos. Cuando te levantes por la mañana, también puedes hacer algo muy sencillo: coge los dedos de tus pies y tira de ellos suavemente hacia ti, esto tan fácil obliga a su vez a mover todos los complejos huesos existentes en nuestros pies, obligándonos a recuperar la movilidad y a ir reduciendo el dolor.

Recuerda que debes tener paciencia. Los médicos nos dicen que, por término medio deben pasar unos seis meses y hasta un año para nos sintamos recuperados por completo. Es un proceso largo y doloroso, en el cual, puedes servirte también de las llamadas férulas nocturnas, una especie de calzado ortopédico muy cómodo para la noche que nos obliga a mantener extendida toda la planta del pie. Pero estos detalles ya te los debe concretar un fisioterapeuta o tu médico. Nosotros te recomendamos paciencia, baños fríos y calientes, sencillos estiramientos y seguir una dieta rica en frutas frescas, incluyendo diariamente una infusión de ortiga. Es ideal para tratar inflamaciones. 

Te puede gustar