Síndrome de las piernas inquietas: 7 estrategias EFICACES que te ayudarán

Para mejorar o aliviar el síndrome de piernas inquietas la actividad física moderada puede sernos de gran ayuda, ya que reactiva la circulación y oxigena el organismo

El síndrome de las piernas inquietas es la pequeña pero agotadora pesadilla que sufre una parte de la población cada vez que intenta conciliar el sueño por la noche.

Hablamos sin duda de esa condición, denominada también enfermedad de Willis-Ekbom, que tiene un origen neurológico y que se caracteriza por sufrir calambres y sensación de hormigueo en las extremidades, en especial en las piernas.

Esta molestia desaparece cuando la persona se pone en movimiento, cuando se levanta y camina.

Sin embargo, el simple acto de sentarse en una silla, en el sofá o algo tan común como acostarse en la cama para dormir supone tener que experimentar estas sensaciones tan molestas como invalidantes.

Asimismo, hay que tener en cuenta que estamos ante un trastorno neurológico crónico.

Sabemos también que, aunque en muchos casos el origen genético, una parte de los pacientes evidencia está condición como resultado de otras enfermedades asociadas: insuficiencia renal, déficits vitamínicos, embarazo, efectos secundarios de determinados fármacos…

El enfoque terapéutico se basa, por tanto, en conferir al paciente una mejor calidad de vida. Para ello, se lleva a cabo una estrategia multifactorial.

Por un lado, se administrará a la persona los fármacos más adecuados, que pueden ser desde agonistas dopaminérgicos, antiepilépticos u opioides.

El otro enfoque, el no farmacológico, se basa en muchas de estas claves de las que hoy queremos hablarte en nuestro espacio.

1. La compresión neumática para el síndrome de las piernas inquietas

Compresión-neumática

Puede que nunca hayamos oído hablar de la compresión neumática. Sin embargo, cabe decir que es una de las técnicas más eficaces para el tratamiento del síndrome de las piernas inquietas.

  • Se trata de un dispositivo de compresión que se utiliza para mejorar la circulación sanguínea de las piernas y prevenir los coágulos de sangre.
  • Uno de los orígenes de este trastorno es la baja concentración de oxígeno en las extremidades. Gracias a este dispositivo de contracción lo que hacemos es “reactivar” la circulación, como si estuviéramos haciendo ejercicio pero en reposo.
  • Es útil y vale la pena probarlo. Bastaría con aplicarlo en nuestras piernas entre media hora y 45 minutos antes de dormir.

Podemos encontrar este tipo de dispositivos de compresión en centros ortopédicos y farmacias especializadas.

Descubre cómo preparar un aceite reafirmante para las piernas

2. Vitaminas y minerales a los que debemos atender en nuestra dieta

Nuestros médicos nos harán los análisis y pruebas pertinentes para averiguar si el síndrome de las piernas inquietas tiene su origen en un déficit en minerales como el hierro u otros nutrientes como la vitamina D.

Asimismo, tanto para prevenir como para tratar este tipo de trastorno neurológico, es esencial que no descuidemos el aporte de este tipo de nutrientes esenciales:

3. El ejercicio aeróbico te ayudará si sufres el síndrome de las piernas inquietas

Elige ejercicios diferentes a los convencionales

El ejercicio aeróbico no agota en exceso, no es intenso y, a su vez, nos permite disfrutar de actividades que enriquecen nuestra sangre con oxígeno, que aumentan la capacidad pulmonar y cuidan del sistema cardiovascular.

No dudes, por tanto, en llevar a cabo cada día alguna de estos sencillos ejercicios:

  • Camina media hora
  • Natación
  • Ciclismo
  • Bailes
  • Zumba
  • Aeróbic
  • Tenis

¿No lo sabías? Estrategias para hacer tu sesión deportiva más divertida

4. El yoga, relajante y adecuado para realizar estiramientos

El yoga, como sabemos, nos permite trabajar cuerpo y mente. De este modo podemos canalizar el estrés, la ansiedad, lograr un adecuado estado de calma interior para disfrutar de un descanso nocturno más profundo.

Asimismo, la importancia que tiene el yoga para tratar el síndrome de las piernas inquietas es inmensa.

Esto es así por las siguientes razones:

  • Los estiramientos activan la circulación y mejoran el tono muscular.
  • Los ejercicios se acompañan de técnicas de respiración que nos permiten oxigenar mejor nuestro organismo.

No dudes, por tanto, en realizar a diario una buena sesión de yoga en casa o en acudir a un centro especializado donde, por su parte, puedan enseñarnos qué técnicas serían más adecuadas para nuestro caso particular.

5. Envoltura de los pies

envoltura-pies

Existen unas vendas de compresión específicas para nuestros pies que buscan un objetivo: ejercer presión en ciertas áreas de la zona plantar para estimular la circulación en las extremidades inferiores y reducir el impacto del síndrome de las piernas inquietas.

Será ideal si dormimos con este tipo de envolturas específicas para nuestros pies.

6. Tratamiento frío-calor

Sabemos que el tratamiento frío-calor es un clásico, pero no por ello es menos efectivo. Vale la pena tenerlo en cuenta.

Algo tan simple y económico como aplicarnos las típicas bolsas de gel frías, y después calientes, hará que la oxigenación mejore, que se alivien los calambres, el hormigueo y que nuestro descanso nocturno sea mucho mejor.

7. Infusiones para tratar el síndrome de las piernas inquietas

Infusion-de-tila

Antes de optar por cualquier tratamiento natural como alguna de estas infusiones es importante consultar con un especialista.

No podemos olvidar que el tratamiento para el síndrome de las piernas inquietas es muy específico, y medicamentos como la codeína pueden interaccionar con algunas plantas medicinales.

Por tanto, lo ideal es tomar alguna de estas infusiones sin excedernos de una o tos tazas al día. Una de ellas, mejor antes de acostarnos.

Estas son las infusiones naturales más interesantes para las piernas inquietas.

Para concluir, a pesar de que este tipo de trastorno es crónico, no podemos olvidar que mediante un enfoque médico acertado y adecuadas estrategias como las aquí reflejadas, podemos mejorar nuestra calidad de vida de forma notable.