Desgaste de cadera: síntomas y prevención

El desgaste de cadera es una de las afecciones musculoesqueléticas más frecuentes y peligrosas. Conoce sus causas, síntomas y formas de prevenirla.

El desgaste articular, la artrosis y esas molestias musculoesqueléticas son padecimientos que afectan nuestra calidad de vida. El desgaste de cadera es uno de los más frecuentes y peligrosos, especialmente en las mujeres, quienes padecen más este tipo de enfermedades.

La artrosis de cadera o artrosis coxofemoral afecta, en realidad, al cartílago. La articulación de la cadera está formada por la cabeza del fémur y el cotilo, esa cavidad articular donde esta encaja a la perfección.

A su alrededor está una compleja red de fibras musculares y ligamentos que unen el cartílago, haciendo de amortiguador para los roces. Revisa los síntomas del desgaste de caderas y la forma de prevenirla.

Causas del desgaste de cadera

  • Causas traumáticas: luxaciones, alguna lesión e incluso alguna enfermedad mal curada nos puede ocasionar el desgaste de cadera.
  • Origen vascular: la insuficiencia vascular es una enfermedad a tener en cuenta. Su origen se debe, en ocasiones, a dolencias puntuales que derivan en artrosis o luxaciones.
  • Factores congénitos: en ocasiones la displasia de cadera o trastornos del crecimiento pueden ser defectos congénitos que ocasionan el desgaste en la cadera.
  • Desequilibrio en nuestro esqueleto: la dismetría o desigualdad de longitud de los miembros inferiores es un padecimiento común que genera desgaste en las articulaciones.

Tipos de artrosis de cadera

Hemos de saber también que el desgaste de cadera puede ser de dos modos, dependiendo de la causa y el tipo de dolencia:

  • La artrosis primaria: esta se da debido al desgaste por el paso del tiempo. Aparece a partir de los 60 o 65 años de edad.
  • La artrosis secundaria: se debe a problemas locales y problemas de la articulación debido a luxaciones e incluso una mala nutrición o problemas óseos. Normalmente esta se da a partir de los 30 o 35 años.

Síntomas de un desgaste de cadera

El dolor es el primer síntoma del desgaste de cadera

Primeros síntomas:

  • El primer síntoma de todo problema artrítico es el dolor. No es solamente en la cadera, sino en la región de la ingle. Se puede extender incluso en la parte anterior del muslo llegando hasta la rodilla e irradiando la nalga
  • En las primeras fases es más leve y aparece después de un largo esfuerzo. Por ejemplo, después de caminar, correr mucho, o cargar mucho peso. Cuando descansamos el dolor desaparece.
  • En ocasiones, cuando nos movemos sentimos un súbito crujido.

Síntomas de desgaste avanzado:

  • El dolor se vuelve más intenso y cuesta realizar acciones como subir escaleras.
  • Al cruzar las piernas se sienten crujidos dolorosos.
  • Se presenta dolor por las noches al girar o moverse.
  • Hay sensación de ardor en la zona de la ingle.

Cuidados para el desgaste o artrosis de cadera

El desgaste de cadera no tiene cura, así que si lo padeces ya, deberás adecuar tu vida a esta realidad. Hay algunos cuidados que deberás tener, entre ellos:

  • Mantener una buena alimentación donde no te falten nutrientes.
  • Hacer ejercicios muy suaves que permitan mejorar la movilidad, sin generar agotamiento.
  • Seguir las prescripciones médicas sin abusar demasiado de los antinflamatorios o calmantes, ya que a largo plazo afectan el hígado.

¿Cómo podemos prevenir el desgaste de cadera?

La natación previene el desgaste de cadera

Para prevenir el desgaste de cadera, vale la pena seguir estas recomendaciones:

  • Mantener siempre un peso adecuado.
  • Realizar diariamente ejercicios suaves que obliguen a mover las caderas, tales como caminar, correr o nadar. Se ha comprobado que correr disminuye el riego de padecer artrosis de cadera.
  • Incrementar las dosis de Vitamina C, A y D, ya que nos ayuda sintetizar el colágeno.
  • Comer cítricos como mango, piña, zanahorias, melones, fresas, y verduras crucífereas como alcachofas.
  • Consumir ajo, el cual es muy adecuado para reducir inflamaciones de las articulaciones.
  • Comer gelatina, ideal para restaurar el cartílago.
  • Tomar suplementos de magnesio. Este es básico para nuestra salud articular y muy adecuado para nuestro bienestar en general. Puedes consultar en tiendas naturales o con tu médico para conseguir estos suplementos.
  • Beber al menos dos litros de agua al día. Es imprescindible mantenerse hidratado, ya que con ello hidratamos también nuestras articulaciones y nutrimos nuestros cartílagos.
  • También se pueden tomar complementos vitamínicos como el sulfato de glucosamina, muy adecuado para el desgaste de cadera. Es un modo natural de fortalecer esta parte de nuestro cuerpo, y nuestros huesos y cartílagos en general. Puedes consultar con tu médico sus beneficios.

Si estás padeciendo de los síntomas mencionados y sospechas que puede ser desgaste de cadera, visita a tu médico en cuanto antes para comenzar el tratamiento necesario según tu caso. Si no lo padeces, recuerda tomar en cuenta nuestros consejos y recomendaciones. La mejor medicina para todas las enfermedades es la prevención.

  • Bennell, K. L., & Hinman, R. S. (2011). A review of the clinical evidence for exercise in osteoarthritis of the hip and knee. Journal of Science and Medicine in Sport. https://doi.org/10.1016/j.jsams.2010.08.002
  • Jaime, J., Arabia, M., & Henry, W. (2014). Artrosis y actividad física Arthrosis and physical activity Arthrose et activité physique. Revista Cubana de Ortopedia y Traumatología.
  • Morgado, I., Pérez, A. C., Moguel, M., Pérez-Bustamante, F. J., & Torres, L. M. (2005). Guía de manejo clínico de la artrosis de cadera y rodilla. Revista de La Sociedad Espanola Del Dolor.
  • Roberto Negrín, V., & Fernando Olavarría, M. (2014). Artrosis y ejercicio físico. Revista Médica Clínica Las Condes. https://doi.org/10.1016/S0716-8640(14)70111-7
  • Williams, P. T. (2013). Effects of running and walking on osteoarthritis and hip replacement risk. Medicine and Science in Sports and Exercise. https://doi.org/10.1249/MSS.0b013e3182885f26