Somos lo que comemos pero también “cuándo” lo comemos

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Fabián Ávila el 8 enero, 2019
La alimentación saludable debe ir complementada por horarios que se adapten a nuestras necesidades pero también a las necesidades de nuestro organismo

“Somo lo que comemos” es una frase muy usada en muchas partes del mundo. Se refiere a los alimentos que ingerimos. Lo que nos falta resaltar es que, también es importante en qué momentos del día lo hacemos.

¿Qué horarios sueles llevar en tu alimentación? ¿Eres de las que cena muy tarde? ¿De las que “pica” entre horas, quizá? Entonces debes saber que, a pesar de llevar una alimentación equilibrada y baja en grasas, tu salud puede resentirse igualmente.

Mantener horarios adecuados y constantes en nuestra alimentación es algo vital para nuestro bienestar general. Esto es algo que en la actualidad, no es precisamente fácil, debido al trabajo y a nuestro ritmo de vida.

Hoy queremos hablarte de un estudio publicado recientemente en la revista “Science“. Varios investigadores de la Universidad Estatal de San Diego y del Instituto Salk de Estudios Biológicos (Estados Unidos) nos advierten de algo que debemos recordar:

  • “Somos lo que comemos, pero también cuándo lo comemos”.

Nuestros horarios en la alimentación

Existen alimentos muy nutritivos, los cuales te pueden ayudar a reducir el colesterol, a no aumentar de peso y a disponer de una mejor calidad de vida.

No obstante, la alimentación saludable debe ir acompañada de un horario y un tiempo entre comidas estipulado.

¿Qué nos dicen los expertos?

12 horas

Las personas que establecen sus hábitos alimenticios a lo largo de 12 horas, descansando las otras 12, tienen mejor salud cadiovascular.

  • Llevar unos horarios fijos en la alimentación nos ayuda a hacer mejor las digestiones y, a obtener mejor los nutrientes.
  • Las personas que establecen sus pautas alimenticias a lo largo de 12 horas combaten mejor el envejecimiento.
  • Disponer de un horario fijo en nuestras comidas nos permite regular los ciclos circadianos “día-noche”, ayudándonos, por ejemplo, a descansar mejor por las noches y a ser más productivos durante el día.

Te puede interesar: Claves para equilibrar nuestra alimentación después del verano

Evita enfermedades

consejos para comer más sano

El comer de modo desordenado durante el día nos aboca a tener que comer o a picotear por las noches.

  • Esta costumbre genera, a largo plazo, muchos desórdenes para nuestra salud de los que no solemos ser conscientes.
  • Desde problemas cardíacos a enfermedades intestinales y digestivas, por no hablar del aumento de peso.

Otro dato muy interesante es que manteniendo unos hábitos regulares de alimentación, en los desayunos, almuerzos y cenas, aumentamos nuestra longevidad y calidad de vida.

¡Sorprendente!

¿Cuál es el mejor horario para comer?

Somos lo que comemos pero también “cuándo” lo comemos. Ahora bien, ¿cuál es la mejor hora para comer? Aquí es donde se encuentra el principal problema, por razones que ya conoces.

Las personas dependemos habitualmente de un trabajo o de determinados tipos de responsabilidades. Estos nos marcan el tiempo para comer, dormir y también el que podemos dedicar al ocio. Es decir “no depende de nosotros”.

Otro aspecto que debemos tener en cuenta es que no todos los días nos encontramos igual. Algunas veces estamos más ansiosos y necesitamos comer más, otros días nos levantamos con poca hambre y no desayunamos.

Es decir, a las obligaciones laborales o personales se les suman las emocionales, esas que nos impiden “cumplir todos los días un mismo horario alimenticio”.

No obstante, debemos ser conscientes de la importancia de la alimentación para la salud y dejar de lado cualquier impedimento. Ni el estado de ánimo ni el trabajo deben ser obstáculo para la buena alimentación.

Las pautas más adecuadas en nuestra alimentación “somos lo que comemos”

Comer-en-la-oficina-causa-depresión-y-afecta-productividad

Hablemos del desayuno

¿Cuál es la hora más adecuada para desayunar? La verdad es que no tiene importancia y dependerá exclusivamente de nuestras responsabilidades. 

  • Hemos pasado entre 6 y 8 horas sin comer y el cuerpo necesita energía.
  • Así pues, entre las 6 de la mañana o las 9:30, por ejemplo, es de vital importancia que consumas un desayuno nutritivo.

Hablemos del almuerzo

¿Cuál es el mejor horario? Los expertos nos dicen que entre las 12 y las 13 horas.

  • A media tarde, puedes tomar alguna pieza de fruta, algún jugo natural, o un pequeño sándwich integral, por ejemplo.
  • ¿La mejor hora? Las 16 horas.

Ver también: 7 secretos de alimentación para cuidar tu salud digestiva

Hablemos ahora de la cena

somos lo que comemos

Posiblemente sea en esta franja horaria donde mayores problemas solemos encontrar para seguir unos hábitos y unas rutinas.

Llegamos tarde a casa y tenemos tareas que cumplir: la casa, los niños, preparar el trabajo para el día siguiente, ir de compras, ducharnos, ir al gimnasio o a ese cursillo.

¡Son mil cosas las que nos faltan por hacer al final del día! De ahí que acabemos cenando bastante tarde, y es un error.}

  • ¿Sabes cuál es la mejor hora según los expertos? Entre las 18 y las 19 horas.

¿Es tu caso? En muchos países europeos es habitual cenar sobre estas horas, no obstante, para muchos otros, es más común hacerlo a partir de las 21 horas.

¿Qué tal si empezamos a cambiar alguno de nuestros hábitos? Sabemos que es difícil. Aun así, vale la pena recordar, una vez más, el enunciado de este artículo: “Somos lo que comemos pero también cuándo lo comemos”.

  • Carcamo, G., & Mena, C. (2006). Alimentación saludable. Horizontes Educacionales. https://doi.org/10.1021/ma0205055
  • Obesidad, N. (2013). Alimentación. Investigacion y Ciencia. https://doi.org/10.1007/s10311-004-0094-3
  • OMS. (2015). Alimentación sana. https://doi.org/Nota descriptiva No. 394
  • Dapcich V, Salvador Castell G, Ribas Barba L, Pérez Rodrigo C, Aranceta Bartrina J, M. S. L. (2004). Guía de la alimentación saludable. Senc. https://doi.org/10.1016/S1138-0322(09)71742-0
  • Gabaldón Coronado, M. J., & Martínez Valls, J. F. (2002). Alimentación y nutrición. Medicine - Programa de Formación Médica Continuada Acreditado. https://doi.org/10.1016/S0304-5412(02)70859-7