Tratar el dolor articular con cúrcuma y jengibre

Valeria Sabater 27 junio, 2015
La cúrcuma también se puede emplear de forma tópica. Aplicada mediante cataplasmas ayuda a reducir la inflamación y calma el dolor

Si bien el dolor articular puede tener su origen en muchas causas, es habitual que se deba sobre todo a problemas asociados al desgaste, a la artritis, distensiones musculares, sobrecargas o incluso a enfermedades como el lupus o el reuma.

Cabe añadir, además, que este tipo de dolencias suelen ser crónicas. Por eso, además de seguir el tratamiento que nos prescriban los médicos, siempre será adecuado cuidar de nuestros hábitos de vida y recurrir también a los remedios que nos puede ofrecer la siempre sabia naturaleza.

No curarán nuestras enfermedades, no harán que esa artrosis mejore, pero lo que sí te ofrecerán es un descanso y una mejor calidad de vida donde el dolor quedará atenuado. Vale la pena tenerlo en cuenta.

Entre los mejores remedios naturales que podemos encontrar para el dolor articular está sin duda el jengibre y la cúrcuma. Te explicamos por qué.

¿Por qué el jengibre puede ayudarme a aliviar el dolor articular?

Jengibre

Cuando un paciente empieza a sufrir dolor articular, lo primero que suele sentir es lo siguiente:

  • Rigidez en las articulaciones.
  • Inflamación.
  • Entumecimiento.
  • Dolor que, en ocasiones, se hace más intenso por las noches.

Estamos seguros de que te sientes identificada con este tipo de síntomas.

De ahí que sea interesante saber que, cuando se inicia este dolor articular, lo que está ocurriendo en nuestras articulaciones es que las células encargadas de fabricar los componentes del cartílago dejan de hacerlo, como ocurre con el colágeno o el proteoglicanos,o simplemente, desaparecen.

Esto conlleva una inflamación en las articulaciones. El cartílago se reblandece, pierde resistencia y se hace mucho más delgado, con lo cual, el hueso deja de tener protección.

No obstante, también hemos de tener en cuenta que en la artrosis, además de la pérdida del cartílago, aparece también una inflamación de la membrana sinovial que protege los propios huesos, causando roces a los músculos de alrededor y una clara debilitación de nuestras articulaciones.

No solo sufrimos un dolor muy intenso, sino que perdemos movilidad y nos vemos “incapacitadas”. ¿De qué forma puede ayudarnos el jengibre en estos casos? Toma nota de estos interesantes aspectos:

  • El jengibre contiene en su composición gingeroles y shogaoles, un tipo de oleorresinas muy eficaces para tratar las inflamaciones que reducen, a su vez, la presencia de esos químicos que generan el dolor en los procesos de artritis o reuma.
  • También hemos de tener en cuenta que el jengibre favorece la desintoxicación del organismo y, en especial, de esas toxinas que suelen aparecer durante las infecciones y las inflamaciones por el dolor articular.
  • El jengibre es conocido sobre todo por ser la alternativa natural al ibuprofeno, que como ya sabes, suele tener unos efectos secundarios peligrosos si nos excedemos en su consumo.

El jengibre, por su parte, es un remedio natural muy eficaz para desinflamar y tratar el dolor, con casi los mismos principios activos que el ácido mefenámico y el ibuprofeno, pero sin efectos secundarios.

¿Quieres conocer más? Lee: 5 antiinflamatorios naturales para tratar el dolor articular

¿Por qué la cúrcuma puede ayudarme a aliviar el dolor articular?

Cúrcuma

El principio activo de la cúrcuma es la “curcumina”, muy utilizada desde la antigüedad para tratar muchas dolencias asociadas a las inflamaciones, en especial en los países asiáticos. También se utiliza en caso de golpes traumáticos,  dolor de muelas,  hematomas y, por supuesto, dolor articular.

  • La acción antiinflamatoria de la cúrcuma se basa, sobre todo, en su capacidad para reducir la liberación de los mediadores inflamatorios, y de estimular a su vez la producción de cortisona en las glándulas adrenales.
  • La cúrcuma y su principio activo, la curcumina, tiene una eficacia muy similar la propia cortisona antes señalada y a la propia fenilbutazona, muy usadas en medicina para tratar inflamaciones agudas de las articulaciones.

Ver también: Cómo hacer té de cúrcuma para aliviar el dolor y la inflamación

¿Cómo puedo tomar jengibre y cúrcuma para tratar el dolor articular?

Beneficios-del-jengibre

 ¿Qué necesito?

  • 5 g de cúrcuma
  • 5 g de raíz fresca de jengibre
  • 1 ramita de canela (5 g)
  • 1 litro de agua
  • 1 cucharada de miel (25 g)

¿Cómo lo preparo?

  • Es muy sencillo. Lo primero que haremos es poner a hervir ese litro de agua.
  • Una vez llegue a ebullición, añadiremos el jengibre, la canela y la cúrcuma para que se haga una adecuada cocción a lo largo de 30 o 35 minutos. De ese modo sus principios activos se quedarán en el agua.
  • Pasado este tiempo apaga el fuego y deja que esta infusión repose unos 15 minutos.
  • Cuela todo el contenido y quédate con el agua medicinal.
  • Endulza con esos 25 g de miel y lleva todo el contenido a una botella de cristal oscura. No hace falta que la dejes en la nevera,. Resérvala en un lugar que no le dé el sol.

¿Cómo me tomo este remedio?

  • Tomaremos la primera taza en ayunas y a temperatura ambiente, y las siguientes 20 minutos después de tus comidas.
  • Deberás ver tú misma cómo te sienta. Normalmente no ocasiona ningún efecto secundario y es un gran remedio antiinflamatorio gracias a estos maravillosos componentes.

Además de jengibre y cúrcuma también hemos añadido miel y canela, muy adecuados a su vez para tratar el dolor articular.

Esperamos que te sea de ayuda en el día a día.

Te puede gustar