Cómo tratar la bronquitis de forma natural

Yamila Papa 22 junio, 2017
Hay remedios naturales tanto de consumo oral como de uso tópico que pueden ser de gran utilidad a la hora de combatir los síntomas de la bronquitis y mejorar el cuadro

La inflamación de las vías aéreas hacia los pulmones (bronquios) es un problema muy habitual en invierno.

Puede surgir por una infección viral o por una producción anormal de mucosidad. Incluso los fumadores la padecen de forma crónica. En este artículo te contamos cómo tratar la bronquitis de forma natural.

Qué saber sobre la bronquitis

Se trata de una inflamación u obstrucción en los bronquios causada por el mismo virus que ocasiona tos y resfriados, así como también por hongos o bacterias.

En muchos casos la bronquitis es la continuación de una gripe común cuando no es tratada como corresponde o cuando el enfermo tiene las defensas bajas.

Si no se cura a tiempo puede conducir a una neumonía la cual, en algunos pacientes, puede resultar mortal.

La bronquitis puede ser aguda (dura algunas semanas y es causada por un virus o una bacteria) o crónica (como resultado de la irritación continua de los pulmones como, por ejemplo, los fumadores o quienes están en contacto con agentes contaminantes).

Los principales síntomas de esta enfermedad son:

  • Flemas
  • Tos seca
  • Picor en la garganta
  • Ruidos y dificultades al respirar
  • Fatiga y malestar general
  • Dolor en el pecho y fiebre

Visita este artículo: Un contador de respiraciones puede salvar la vida de los niños con neumonía

Remedios caseros para la bronquitis

Consejos para tratar la bronquitis

Si padeces varios de los síntomas relacionados con esta enfermedad sería bueno que consultases con un médico.

Además de guardar reposo y seguir las indicaciones del profesional, puedes mejorar el cuadro a través de recetas naturales:

Aceite de eucalipto

Tiene la capacidad para reducir el dolor de cabeza y destapar las vías respiratorias.

  • Pon unas gotas del aceite esencial de eucalipto en un pañuelo y huélelo varias veces al día. Combate gérmenes y elimina la tos.
  • También puedes hacer inhalaciones de vapor de eucalipto. Calienta un cazo con agua y unas gotas del aceite. Respira lo más cerca posible por la nariz.

En pocos minutos conseguirás alivio al expulsar las flemas.

Sopa de cebolla

Cómo preparar jugo de cebolla para combatir la caída del cabello

Cuando estamos con gripe podemos aprovechar las propiedades antibacterianas de la cebolla. Lo mismo sucede si padecemos bronquitis.

Ingredientes

  • 3 cebollas
  • 1 clavo de olor
  • 2 cucharaditas de azúcar moreno (12 g)
  • 1 rama de tomillo
  • 4 tazas de agua (1 litro)
  • ½ taza de leche (125 ml)

Preparación

  • Pela y corta las cebollas en rebanadas y ponla a una olla.
  • Añade el clavo de olor, el azúcar y el tomillo.
  • Agrega el agua hasta que cubra todos los ingredientes.
  • Cocina a fuego lento por 2 horas.
  • Cuela y deja que se entibie.
  • Calienta la leche y coloca en una taza.
  • Vierte la preparación de cebolla, ya colada, hasta llenar el recipiente.
  • Bebe lo más caliente posible.
  • Repite 2 veces al día.

Ajo

El ajo es antibacteriano y antiviral. Gracias a estas propiedades nos puede ayudar si tenemos bronquitis (sobre todo crónica causada por alergias ya que proporciona quercetina, un antihistamínico natural).

Algunas personas comen un diente de ajo crudo en ayunas todas las mañanas y otros optan por añadirlo a sus comidas.

Te recomendamos leer: Las bondades del ajo negro

Infusiones calientes

Infusiones

No hay nada más reconfortante cuando estamos enfermos que una taza de té o de sopa bien calientes.

Tienen la capacidad para humectar la garganta y eso se traduce en menos irritación, dolor o picazón al toser.

  • Prueba con una infusión de jengibre o miel, una sopa de verduras o una taza de leche caliente con miel antes de dormir.

Gárgaras de agua y sal

Pueden ser un poco molestas, pero la buena noticia es que calman la inflamación de la garganta y reducen la mucosidad acumulada. Por lo tanto las membranas y vías respiratorias estarán menos irritadas.

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharadita de sal (5 g)

Preparación

  • Calienta una taza de agua y añádele una cucharadita de sal.
  • Remueve bien.
  • Cuando esté a una temperatura que se pueda soportar, haz las gárgaras, con cuidado de no tragar el agua.
  • Repite varias veces al día.

Ortiga

Beneficios de la ortiga

Esta planta silvestre tiene muchas bondades. Por ejemplo, sirve para tratar el asma y las alergias. También ayuda en las personas con bronquitis aguda.

Se consume a través de una infusión muy fácil de preparar.

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 2 cucharadas de hojas secas de ortiga (20 g)
  • 1 cucharada de miel (25 g)

Preparación

  • Pon el agua en un cazo y calienta hasta que hierva.
  • Echa en una taza junto con las hojas de ortiga.
  • Tapa y deja reposar 15 minutos.
  • Filtra y endulza con miel de abejas.
  • Bebe lo más caliente posible, al menos, dos veces al día.

Almendras

Estos ricos frutos secos tienen muchos nutrientes (entre ellos calcio, potasio y magnesio) los cuales combaten las bacterias y los gérmenes causantes de la bronquitis.

Puedes consumirlas de diferentes maneras: picadas, en forma de leche vegetal, mezcladas con zumo de naranja o leche caliente, etc. Te recomendamos que las tritures, para que no irriten la garganta al comerlas.

Ver también: Los frutos secos más saludables

Cataplasma de harina y miel

miel-para-el-resfriado-1024x677

Además de los remedios caseros para la bronquitis de uso interno, hay otros tópicos o externos que pueden ayudar bastante. Es el caso de  este cataplasma.

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 taza de harina de linaza (150 g)
  • 2 cucharadas de miel (50 g)

Preparación

  • En un cazo hierve el agua y retira del fuego.
  • Añade de a poco la harina, sin dejar de remover, para obtener una masa.
  • Agrega la miel y mezcla bien.
  • Vierte una o dos cucharadas en una gasa limpia y seca.
  • Dobla los extremos del paño para evitar, que se derrame el contenido.
  • Aplica directamente sobre el pecho del enfermo y retira cuando se haya enfriado.
  • Repite varias veces al día.

 

Te puede gustar