¿Una cucharada de miel antes de acostarte te ayudará a dormir mejor?

Valeria Sabater· 22 enero, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 7 junio, 2019
Al aumentar los niveles de insulina en sangre, la miel estimula en el cerebro la producción de triptófano, que posteriormente se convierte en serotonina y favorece un sueño reparador.

La miel es un alimento que ha sido ampliamente investigado debido a sus propiedades medicinales. De hecho, es uno de los ingredientes más aceptados como coadyuvantes para problemas de salud respiratorios, entre otros. Ahora bien, ¿qué tan cierto es que una cucharada de miel nos ayuda a dormir mejor? Hoy queremos resolver este interrogante.

¿Una cucharada de miel para dormir mejor?

En los últimos años se han llevado a cabo algunas investigaciones que vinculan el consumo de miel con una mejor calidad de sueño, sobre todo cuando las dificultades para dormir están asociadas a otras enfermedades. Sin embargo, es importante aclarar que no es un remedio milagroso para dormir o combatir el insomnio.

De hecho, no se debe considerar un tratamiento de primera línea para los trastornos del sueño y, en algunos casos, puede nos ser efectiva. Por lo tanto, antes de saber cómo podría ser beneficiosa, hay que tener claro que no sustituye los tratamientos médicos y debe complementarse con otros buenos hábitos.

Lee también los beneficios de dormir bien

Investigaciones sobre el consumo de miel para dormir

Usar miel para curar quemaduras

Diversos estudios científicos, como uno publicado a través de Current Signal Transduction Therapy, sugiere que el consumo de ciertos alimentos puede inducir al sueño gracias a su contenido de triptófano y su capacidad para estimular la serotonina.

El triptófano, en particular, es un aminoácido esencial que interviene en la calidad de sueño. Por su parte, la serotonina conduce a la relajación y ayuda a indicarle al cerebro que es «momento de dormir». Pero, ¿qué tiene que ver todo esto con la miel?

Pues bien, la miel de abejas orgánica es uno de esos alimentos con estas características. De hecho, sus azúcares aumentan ligeramente la insulina, permitiendo que el triptófano ingrese al cerebro. A partir de eso, se estimula la actividad serotoninérgica y, luego, la producción de melatonina.

La melatonina nos ayuda a ajustar el reloj interno del cuerpo y los ciclos de sueño y vigilia. Las personas con insomnio o que están experimentando procesos de ansiedad por haber dejado de fumar también consumen melatonina. En estos casos, la miel también nos puede ser útil.

A la melatonina se la conoce también como la «hormona del bienestar». Nos ayuda a mejorar la inmunidad y facilita la reconstrucción de los tejidos mientras dormimos.

Esto, al parecer, podría explicar por qué la miel favorece la calidad de sueño. Incluso, en un estudio publicado en la revista médica Pediatrics, la miel sirvió como coadyuvante para mejorar el sueño en niños con tos nocturna.

Descubre: ¿Por qué tengo tanto sueño?

Miel para dormir mejor: ¿cómo tomarla?

propiedades terapéuticas y estéticas de la miel

Queda claro que la miel no es un tratamiento único contra el insomnio. Sin embargo, consumirla en pequeñas cantidades puede contribuir a tener un mejor descanso. Por eso, si deseas probarla para tratar de dormir mejor, ten en cuenta lo siguiente:

  • La miel debe ser orgánica, preferiblemente comprada al apicultor. ¿La razón? Muchas de las mieles que compramos en los supermercados están muy tratadas y procesadas, perdiéndose muchos de sus propiedades originales.
  • Es necesario que tomemos este remedio cada noche (una cucharada).Podemos, incluso, diluirlo en un té relajante o leche.

Finalmente

Recuerda que los problemas de sueño deben ser intervenidos por el médico. Si bien parecen normales al principio, con el tiempo pueden conducir a graves problemas de salud. ¡No lo olvides!

  • vanEngelsdorp, D., & Meixner, M. D. (2010). A historical review of managed honey bee populations in Europe and the United States and the factors that may affect them. Journal of Invertebrate Pathology. https://doi.org/10.1016/j.jip.2009.06.011
  • Haydak, M. H. (1970). Honey Bee Nutrition. Annual Review of Entomology. https://doi.org/10.1146/annurev.en.15.010170.001043
  • Winfree, R., Williams, N. M., Dushoff, J., & Kremen, C. (2007). Native bees provide insurance against ongoing honey bee losses. Ecology Letters. https://doi.org/10.1111/j.1461-0248.2007.01110.x
  • Cohen, H. A., Rozen, J., Kristal, H., Laks, Y., Berkovitch, M., Uziel, Y., … Efrat, H. (2012). Effect of honey on nocturnal cough and sleep quality: A double-blind, randomized, placebo-controlled study. Pediatrics. https://doi.org/10.1542/peds.2011-3075