Claves para no estresarse - Mejor con Salud

Claves para no estresarse

Practicar actividad física regular nos permite mantener nuestros niveles de estrés bajo control y estimula la segregación de serotonina, que nos ayuda a sentirnos mejor

En el mundo tan complicado en que vivimos es imposible no estresarse de vez en cuando. El estrés es la dificultad para mantenernos tranquilos y continuar con nuestras actividades diarias de forma normal. Algunas personas tienen un estilo de vida tan complicado que les es imposible no estresarse constantemente, otras solo son víctimas de este estado cuando cambian su rutina diaria. Lo cierto es que todos tenemos períodos de más o menos estrés.

Es importante tomar en cuenta que no todo el estrés es negativo. En algunas situaciones puede ser clave para evitar peligros o daños. El problema es el estrés crónico, el cual nos puede causar problemas de salud como presión alta, problemas del corazón, obesidad y depresión.

¿Cuáles son los síntomas del estrés crónico?

Ya que es imposible no estresarse, debemos conocer los síntomas negativos de este estado para identificarlo a tiempo y evitar que nos afecte más de la cuenta. Toma acción cuando te enfrentes a:

  • Incapacidad para dormir apropiadamente a causa de pensamientos o ideas preocupantes.
  • Estar irritable o impaciente cuando se presenta pequeños problemas.
  • Incapacidad para concentrarse.
  • Ser incapaz de tomar decisiones.
  • Fumar o beber más de la cuenta.
  • Divertirse menos de la cuenta con lo que usualmente lo haces.
  • Incapacidad para relajarse y sensación de que hay pendientes.
  • Sentirse tenso.
  • Dolores de cabeza, de cuello o musculares.

Las claves para no estresarse o desestresarse

Enlista tus factores estresantes

Quien busca estresarse lo menos posible primero debe conocer cuáles son las cosas que lo hacen llegar a ese estado, de esta forma podrá crear una estrategia para manejarlas. Puedes crear una lista de estas cosas, puedes llevar un diario en el que escribas por un mes o algunas semanas las cosas, los lugares, los momentos y las personas que aumentan tu nivel de estrés.

Cuando tengas esta lista puedes optar por analizar con un amigo o familiar las razones exactas del estrés. A veces esta sensación no tiene mucho sentido y cuando la vemos en perspectiva desaparece. Si este no es tu caso, puedes optar por usar alguna técnica de relajación cuando te enfrentes a tu factor estresante.

Descansa

dormir1 (1)

Es común que al pasar un largo período de tiempo realizando la misma actividad terminemos estresados. Para evitarlo debemos darnos pequeños descansos. Lo recomendable es tomar un descanso de 20 minutos por cada dos horas de trabajo. Durante este pequeño período se pueden realizar algunos estiramientos, respiraciones o tomar un pequeño paseo.

Un descanso adecuado también contempla un sueño reparador de 6 a 8 horas. Es importante dormir el tiempo adecuado para permitir que nuestro cerebro descanse, que nuestra mente se despeje y mantenernos más sanos. Además, durante este período se llevan a cabo cambios y actividades vitales para desarrollar nuestras actividades diarias.

Evita preocuparte

Aunque puede ser más sencillo decirlo que hacerlo, evitar las preocupaciones reducirá las posibilidades de nuestra mente de estresarse. Es importante que nos mantengamos alertas para evitar las preocupaciones irracionales que surgen cuando nuestra mente está cansada.

Si sientes que estás cayendo en un estado de preocupación puedes realizar cualquier actividad que te distraiga: reir, hablar con un amigo, leer una historia divertida, etc. Aunque la felicidad no dure demasiado, podrás mantener a raya al estrés.

Planifica

gente.con.mascotas.goza.de.mejor.salud.610x250

Uno de los problemas más comunes en quienes sufren estrés crónico es que no han aprendido o tomado el hábito de planificar y se enfrentan a situaciones que los sacan de control. Para evitar el estrés crónico podemos optar por crear una agenda con las actividades importantes a realizar. Dentro de la planificación debemos considerar factores como los ingresos y egresos que necesitamos para nuestras actividades, el manejo de nuestro tiempo y relaciones humanas.

Relájate

Quienes tienden a estresarse demasiado suelen pasar por alto los tiempos para relajarse y meditar sobre ellos y sus actividades. Es importante que cada día tomemos un tiempo para despejar la mente y concentrarnos en nosotros y nuestras actividades y necesidades. Una de las mejores alternativas es la meditación, actividad que ha dado resultados muy buenos de acuerdo con diversos estudios médicos.

Mantente activo

Ejercicio

La actividad física no solo nos ayuda a mantenernos en nuestro peso ideal, también nos ayuda a sacar el estrés que vamos acumulando al relajar los músculos. Lo ideal es hacer al menos 3 horas de ejercicio a la semana y no se necesitan actividades demasiado extenuantes. Una pequeña caminata o un paseo en bicicleta son suficientes para que nuestro cuerpo vea los beneficios.

Come sanamente

Los alimentos grasos o muy refinados tienen la capacidad de modificar nuestros estados de humor, facilitando el estrés. Para combatir este efecto debemos mantener una dieta sana y balanceada que contenga la cantidad correcta de cada tipo de alimento. La dieta perfecta no existe, cada uno de nosotros debe aprender a combinar los alimentos que le den los nutrientes que necesita para su estilo de vida.

Busca ayuda si lo necesitas

El estrés es un elemento normal y constante en nuestra vida. Pero si tu estrés no hace más que empeorar y no encuentras la solución, quizá necesitas ayuda especializada para evitar problemas más serios. Es importante buscar a un psicólogo o terapeuta certificado que te ayude a tratar el estrés desde la depresión o ansiedad que pueda estar generando.

Aprenda a no estresarse

El estrés es una realidad con la que debemos aprender a vivir. Sin importar la edad, nivel económico o profesión que tengamos, en algún momento nos enfrentaremos a una situación que nos estrese. Para que esta situación sea lo menos problemática posible podemos tomar en cuenta los consejos de antes y prevenir sus efectos negativos. Debemos recordar que es una situación que cualquiera puede vivir, por lo que no debemos avergonzarnos y evitar pedir ayuda si la necesitamos.