Cómo enseñar al bebé a dormir toda la noche

La llegada de un bebé pone a prueba a sus padres, sobre todos a los novatos. Dormir todas las noches y toda la noche se convierte en un desafío, cuando la solución es fácil.

La mejor forma de enseñar al bebé a dormir toda la noche es practicando el colecho. El tema no está exento de controversia, hay tanto personas a favor como en contra de este método, pero lo cierto es que cada vez más familias practican el colecho con sus hijos.

En nuestros países hispanoparlantes, hay padres que prefieren dormir con sus bebés, mientras que para otros es un tabú. En países como Reino Unido, Suecia, China y Japón es común el colecho.

Pero gracias a que se pusieron de moda los métodos para enseñar al bebé a dormir solo,  los padres ahora están preocupados por enseñar a dormir a sus hijos, como si dormir no fuera un proceso natural de todo ser humano.

¿Es posible enseñar al bebé a dormir?

Para enseñar al bebé a dormir, existes los métodos Ferber y Estivill. Estos métodos cumplen la promesa inicial, enseñar a los pequeños a dormir solos, sin la cercanía de la madre que es lo que naturalmente busca el bebé.

Las propuestas de estas metodologías apuntan hacia enseñar al bebé a dormir solo, en una habitación distinta a la de la madre, silenciosa, en un ambiente  que en nada se parece al espacio estrecho y ruidoso en el que dormía mientras estaba dentro del útero.

Muchos pediatras indican a los nuevos padres, sobre todo los primerizos, que deben enseñar al bebé a dormir con métodos como los nombrados. Exponen al bebé a noches de estrés, cuando el colecho podría ser la opción más respetuosa con los ciclos del sueño y las necesidades del bebé.

Los métodos para enseñar a dormir causan estrés en el bebé. Este llora por estar cerca de la madre, pero ella se niega en sostenerlo en sus brazos. El bebé sigue llorando y finalmente se duerme por cansancio.

¿Por qué el colecho es más natural?

El bebé pasó buena parte de las 40 semanas de gestación, durmiendo dentro del vientre materno. El bebé sabe dormir, no hay mucho más que enseñarle. Aprendió a dormir en un ambiente ruidoso y en movimiento.

La madre caminaba, hacía ejercicio, subía o bajaba escaleras o iba en coche, y el bebé estaba durmiendo. El bebé escuchaba la voz de su madre hablando o los ruidos de la circulación sanguínea, la digestión o la respiración, y se dormía.

Al nacer, el bebé necesita oír el corazón de su madre, percibir el olor de su piel y llora si no está en contacto con ella. Aún cuando el colecho puede ser la mejor opción para garantizar la tranquilidad del bebé, muchas madres optan por dejarlo en un cuarto aparte.

Las crías de los mamíferos siempre duermen junto a su madre. Sin embargo, la especie humana, la más racional, es la única que aparta a su cría antes de que esté lista para independizarse. Extraña paradoja ¿no te parece?

Te puede interesar: 7 remedios para tratar el dolor abdominal en los niños

¿Pero el colecho pone en riesgo al bebé?

Hay muchos mitos en torno al colecho y a dejar llorar al bebé para que aprenda a dormirse. Se dice que si los padres corren cada vez que el bebé llora, se le “malcría”; que el bebé  puede morir “aplastado” por sus padres mientras duermen juntos.

En países como Japón o China, los bebés duermen con sus padres aproximadamente hasta los 5 o 6 años. Estos padres no se plantean ni que deben enseñar al bebé a dormir ni que lo dejarán solo en un cuarto distintos al de ellos. En Reino Unido o Suecia, países occidentales, igualmente se practica el colecho.

De hecho, en estos países son muy raros los fallecimientos por causa del síndrome de muerte súbita, donde los lactantes mueren de forma repentina. Estos episodios son muy comunes en aquellos pequeños que duermen apartados de sus padres.

¿Qué dicen los especialistas?

Margot Sunderland dice en su libro “La ciencia de ser padres”, que el colecho favorece a los niños y los ayuda a convertirse en adultos sanos y tranquilos. Esta psicóloga infantil  forma parte del cuerpo directivo del Centro de Salud Mental Infantil de Londres y ha publicado más de 20 libros.

Entrenar al bebé para que duerma solo desde las primeras semanas de nacido dispara las hormonas del estrés, considera Sunderland. El colecho hasta los 5 años es la mejor opción para esta especialista. Ello se justifica ya que hasta esta edad los niños experimentan la ansiedad por la separación, incluso hasta edades más avanzadas.

Igualmente, Nils Bergman, pediatra y neonatólogo creador del método Canguro para la atención de bebés prematuros, coincide con la británica. Su tesis es que el bebé necesita estar piel a piel con su madre.

Al separarse de la madre, se desencadena un estado de angustia y desesperación, las hormonas liberadas por esta acción son dañinas para el cerebro del bebé. Para Bergman, el colecho debería practicarse por lo menos hasta los 3 primeros años de vida.

Ver también: ¿Por qué es importante que los niños jueguen?

 ¿Cuáles son las ventajas del colecho?

  • Los bebés se sienten más seguros y protegidos. Cuando el pequeño llora a mitad de la noche su madre está a su lado para brindarle el consuelo que necesita y ayudarlo a conciliar de nuevo el sueño.
  • Mamá y bebé descansan mejor. El bebé se despierta varias veces en la noche, si duerme en tu mismo cuarto, los despertares son más leves, si duerme en la misma cama o en cuna de colecho, con solo sentirte cerca volverá a dormirse.
  • No hay riesgos de ser aplastado por los padres. Al contrario, los padres están más atentos a cualquier necesidad del bebé.
  • Si necesita ser amamantado, puede ser rápidamente atendido ya que no tendrás que pararte e ir hasta el cuarto donde se encuentra.
  • Los llantos nocturnos casi desaparecen. Los niveles de estrés son menores; el bienestar general del bebé es mucho mayor; con menos llantos nocturnos, todos en el hogar duermen mejor.
  • Si eres madre trabajadora, cuando llegas a casa después de varias horas lejos de tu bebé, él reclama tu cercanía. Si lo amamantas, lo verás prendido a tu pecho. El colecho les permite recuperar el tiempo que no estuvieron juntos y estrechar sus vinculos afectivos.

Recomendación final

Dormir en familia es una experiencia hermosa, vale la pena que te des la oportunidad de experimentarlo. Evalúalo antes de someter a tu hijo al estrés que significa enseñarle a dormir en una habitación distinta.

Puedes confiar en que todos los instintos de protección al bebé estarán alertas mientras duermen juntos. No aplica en casos donde los padres son adictos al alcohol o a las  drogas, ya que puedan perder la conciencia y hacer daño al pequeño.

Si practicas el colecho, estarás disponible para brindar la seguridad y el amor que el bebé necesita, de esta manera él puede crecer sano y feliz.  Además, es la mejor alternativa para que su cerebro desarrolle todo su potencial.