Descubre cómo tratar una contractura cervical

La contractura cervical suele ser muy dolorosa si no es tratada a tiempo. Variadas son sus causas, tales como malas posturas por largo tiempo, estrés, debilidad muscular, entre otras. Aprende cómo prevenir esta condición.

La contractura cervical se define como el dolor que se presenta cuando hay una flexión, inclinación y extensión¿Rigidez en el cuello? El cuello es una zona muy delicada debido a los sistemas ligamentarios, musculares y facetarios que participan para moverse y mantener firme la cabeza.

Los músculos van desde la cabeza y la columna cervical hasta la clavícula, el tórax y otras estructuras, formando un total de 20 pares de músculos que permiten el movimiento.

Cuando se produce una contractura cervical se comprimen los vasos que aportan sangre al músculo y el esguince empeora.

Por lo general, los músculos más afectados son el trapecio y el elevador de la escápula. Habitualmente, el afectado presenta dolor y dificultad para girar el cuello hacia un lado. En realidad, esta condición es muy frecuente. En ocasiones, también hay dolor de cabeza, hombros e incluso brazos.

Sin embargo, la contractura cervical no se considera una enfermedad es solo un síntoma de que algo no anda bien.

Síntomas de una contractura cervical

dolor cervical

No es tan difícil determinar que hay contractura cervical, ya que el dolor es continuo en la zona. En algunas situaciones es prolongado y en otras se presenta de manera esporádica. Estos son los síntomas principales:

  • Inflamación.
  • Punzadas intensas.
  • Sensación de hormigueo.
  • Presencia de calor en el área.
  • Dolor en el músculo.
  • Para mover el cuello, requiere mover el tronco.

En la mayoría de los casos la contractura cervical no causa problemas graves. Sin embargo, es importante atender la molestia a tiempo para evitar efectos secundarios aún más dolorosos.

Lee también: Mala postura y sus consecuencias para la salud 

Causas 

  • Una sobrecarga de trabajo.
  • El uso repetitivo de los músculos.
  • Posturas forzadas donde se utilice el  cuello por períodos largos.
  • Exposición a situaciones estresantes.
  • Debilidad en los músculos.

¿Cómo tratar una contractura cervical?

Algunos medicamentos

Por lo general, en el tratamiento se indica tomar antiinflamatorios orales y aplicar hielo o compresas de agua fría en la zona afectada por períodos cortos. Esto con el fin de reducir la hinchazón y el dolor.

En casos más severos, es necesaria la rehabilitación por medio de fisioterapia.

Si nada de lo anterior funciona, se recomienda la aplicación de inyecciones con corticoides en el área dolorosa. Solamente en casos crónicos es válida la cirugía. 

Entre tanto, si la molestia es leve, puedes seguir los siguientes ejercicios de calentamiento que te harán relajar los músculos. Recuerda que es una sugerencia y lo mejor es preguntar al médico antes de efectuarlos.

  • Deja de realizar cualquier actividad física durante 3 días.
  • Da masajes suaves para generar calor y acelerar el flujo en la sangre.
  • Mantén una alimentación rica en nutrientes para sanar más rápido.

Prueba los siguientes automasajes y estiramientos que puedes hacer desde casa sin miedo a agravar la lesión. Antes que nada debes mantener la respiración y la postura recta.

Cabe mencionar que es posible experimentar un leve dolor pero nunca intenso, de ser así suspende el ejercicio.

Visita este artículo: Rutina de ejercicios para fortalecer cervicales

Con una vara

A continuación, unos ejercicios que sirven como automasajes para contrarrestar los síntomas de la contractura cervical, pero solo de manera momentánea.

De izquierda a derecha

  • Lo primero que tienes que hacer es respirar profundo y exhalar lentamente. Colócate de pie y pon la espalda recta.
  • Enseguida toma la vara y ponla justo detrás de la nuca, sostenla de forma suave con las palmas de las manos.
  • Ahora realiza un movimiento de vaivén lento con la vara sin hacer mucha presión.
  • Luego empieza a mover la vara alrededor del cuello, incluso en los lados laterales.
  • También puedes inclinar la cabeza hacia adelante y a los lados.
  • Repite el movimiento durante 5 minutos.

Desliza y gira

  • Mantén la postura anterior, pero ahora desliza la vara hacia abajo pasándola por todo el cuello.
  • Mientras deslizas gira la vara para relajar los músculos.
  • Después haz lo mismo con el área de los laterales.
  • Repite durante 5 minutos.

¿Cómo prevenir estas contracturas?

consecuencias de no dormir bien

  • Evita posturas donde fuerces la extensión del cuello.
  • Cambia de posición constantemente.
  • Aumenta la actividad física.
  • No realices movimientos bruscos.
  • No olvides hacer ejercicios para calentar antes de cualquier actividad.
  • Cada dos horas estira tu espalda y cuello.
  • Duerme con la postura correcta.
  • Revisa que el colchón esté en buenas condiciones y la almohada mantenga una posición recta en el cuello.
  • Puedes practicar actividades especiales como el yoga o pilates.
  • Pon en práctica los ejercicios de relajación.

Esperamos que estos consejos te ayuden, aunque si acudes a un fisioterapeuta la situación se resuelve entre 2 y 3 sesiones.

  • Cuevas, Y., Schonhaut, L., Espinoza, A., Schonstedt, V., Aird, A., & Castoldi, F. (2015). Discopatía calcificante de la infancia: una infrecuente causa de tortícolis adquirida. Caso clínico. Revista chilena de pediatría86(3), 200-205.
  • Garcés, E. G. (2008). Lesiones en el judo de alta competición, actuación del deportista ante las mismas y valoración de los tratamientos de fisioterapia. Fisioterapia30(2), 79-86.
  • Serratrice, G. (2011). Contracturas musculares. EMC - Kinesiterapia - Medicina Física32(2), 1–11. https://doi.org/10.1016/S1293-2965(11)71051-9
  • Villarroya Llorach, H. (2010). Revisión Bibliográfica sobre la Epidemiología y Evolución del Síndrome de Latigazo Cervical. Revista de Fisioterapia9(1).