Prueba de sensibilidad: cuándo se utiliza y con cuáles medicamentos

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Alejandro Duarte el 14 septiembre, 2018
Las pruebas de sensibilidad son la técnica más empleada para diagnosticar las alergias. Existen varios tipos de exposición al alérgeno.

Por norma general, la prueba de sensibilidad es un término médico que se refiere a un conjunto de procedimientos que permiten identificar alergias del paciente.

Pueden realizarse de diversas formas. Entre los métodos más habituales encontramos el prick test o pruebas cutáneas de alergia, análisis de sangre y una exposición controlada al fármaco problemático. Asimismo, el equipo médico puede recurrir a las pruebas epicutáneas o patch tests.

Por una parte, podemos diferenciar los análisis de sangre, una prueba de laboratorio, del resto de técnicas. Esto se debe a que comprueban la existencia de sustancias en el torrente sanguíneo provocadas por una reacción alérgica. Generalmente se trata de los anticuerpos IgE, células que participan en la protección de nuestro organismo frente a sustancias consideradas como “peligrosas”.

Por otra parte, encontramos los procedimientos in vivo (prick test, patch test y exposición controlada a la sustancia sospechosa). De esta forma, el equipo médico comprobará si se desencadena una reacción alérgica. Para identificarla, se estudiará si el paciente muestra algún síntoma similar a las reacciones alérgicas previas. En el caso de la exposición al fármaco, se puede administrar de forma oral, nasal, bronquial etc. según las características del mismo.

¿Cuándo se utilizan las pruebas de sensibilidad a medicamentos?

Generalmente, el equipo médico lleva a cabo este grupo de técnicas si el paciente ha demostrado una reacción alérgica por causas desconocidas. Asimismo, los fármacos pueden causar diferentes síntomas en función de sus propiedades.

Según los estudios recientes, todos los medicamentos pueden causar una reacción adversa en el paciente. Sin embargo, existen compuestos que pueden generar hipersensibilidad con más frecuencia. Por ejemplo, entre los síntomas de una reacción alérgica más frecuentes podemos encontrar:

  • Urticaria.
  • Picores generalizados o en la zona de aplicación del medicamento.
  • Erupciones cutáneas.
  • Fiebre que puede variar en cuanto a intensidad.
  • Lagrimeo y escozor en los ojos.
  • Inflamación en la zona de administración del fármaco.
  • Anafilaxia en los casos más graves o complicados.

Dentro de las pruebas de sensibilidad, se pueden comprobar diferentes tipos de medicamentos. Por tanto, incluimos anestésicos, antibióticos, etc.

De cualquier manera, el equipo médico deberá comprobar la existencia de la alergia o sensibilidad. Así, se pueden administrar los medicamentos más adecuados para cada alteración y que sean menos costosos para el paciente.

Quizá te interese: Diferencia entre alergia e intolerancia a los alimentos

¿Cómo se realiza el prick test o pruebas cutáneas de alergia?

test de alergia

Normalmente se desinfecta la piel del paciente con alcohol en la zona del antebrazo del paciente. A continuación, el equipo médico inyectará una pequeña cantidad de fármaco en la piel. Más tarde, se marcan las zonas donde se han realizado los pinchazos y se limpian los restos.

Tras la prueba, el sujeto deberá esperar unos quince minutos para comprobar si se produce una reacción alérgica. Durante este periodo de tiempo, no se podrá rascar ni alterar las regiones donde se ha llevado las inyecciones de ninguna otra manera.

¿Cómo se realiza el patch test o pruebas epicutáneas?

En este caso, se desinfecta la espalda del paciente y se coloca una serie de parches que están impregnados con la sustancia a comprobar. De esta manera, el compuesto se libera durante 48 horas lentamente.

Tras este periodo de tiempo, el sujeto deberá volver a acudir a consulta para retirar el conjunto de parches. También se comprobará si existe alguna reacción alérgica por debajo de ellos.

Las recomendaciones más comunes son evitar mojar la zona con los parches, rascarse, ejercicios físicos intensos que provoquen sudoración o se caigan los discos etc. También se evitará la ingesta de otros medicamentos si es posible y el uso de esparadrapo.

Descubre: Alergia a los medicamentos: diagnóstico y síntomas

Exposición controlada a medicamentos sospechosos

Se puede utilizar para comprobar directamente la alergia a un fármaco o para comprobar la tolerancia del paciente a otras sustancias similares.

Por otra parte, un inconveniente de este tipo de prueba es que los riesgos son mayores que en el resto de técnicas. Así, el equipo de especialistas deberá valorar los beneficios posibles frente a esta clase de desventajas.

En algunos casos, es necesario repetir el procedimiento porque es posible que el resultado sea negativo incluso cuando el paciente posee la alergia. En cualquier caso, los expertos decidirán cuál será la mejor prueba a aplicar y comunicará su decisión al sujeto.