5 formas de cuidar tu rostro después de un lifting facial

Okairy Zuñiga·
26 Junio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médica Karla Henríquez al
25 Junio, 2020
Al igual que ocurre con las intervenciones quirúrgicas, el lifting requiere de un período de recuperación y reposo posterior a la intervención, así como de unos cuidados para obtener los mejores resultados. ¿Cuáles son?
 

El lifting facial es un procedimiento quirúrgico con el que se estira la piel muerta y se elimina el exceso de suciedad y toxinas. Este tratamiento proporciona un aspecto más joven, con menos arrugas y más firmeza.

Sin embargo, el resultado final dependerá también del cuidado que le des a tu piel después del tratamiento. Por esa razón, después de un lifting facial es necesario mantener un cuidado atento y disciplinado.

En caso de que estés planificando realizar un lifting facial, también denominado ritidectomía, debes consultar con un médico, el único indicado para llevar cabo el tratamiento. Si ya te sometiste a este procedimiento, asegúrate de mantener los siguientes cuidados. 

1. Mantén la tranquilidad

Después de un lifting facial, es estrictamente necesario evitar cualquier situación que te pueda alterar o estresar, así como también es importante no realizar ningún tipo de esfuerzo.

Debido a que se trata de un tratamiento de belleza, a veces pensamos que podemos retomar las actividades de la vida diaria rápidamente. No obstante, el proceso de recuperación requiere por lo menos de tres semanas de reposo, en las que debes seguir las indicaciones del médico al pie de la letra.

 
Ama la tranquilidad

2. Duerme boca arriba tras el lifting

Este tal vez sea uno de los requerimientos más difíciles de cumplir después de un lifting facial, puesto que muchas personas acostumbran a cambiar constantemente de postura al dormir. En lo posible, se recomienda mantener la posición de la cabeza hacia arriba, como explica un artículo de Mayo Clinic sobre el tema.

De esta forma, lograrás mantener la circulación correcta y permitirás que tu piel se adapte a los nuevos cambios. Para conseguirlo, una buena idea es colocar almohadas a los lados de la cara para obligar a tu cabeza a no moverse demasiado.

Lee también: Descubre cuál es la mejor postura para dormir según los expertos

3. Aplica hielo en la zona

Después de un lifting facial, es usual y completamente normal que se note inflamación. El tiempo que tarde en desaparecer dependerá en gran medida del cuidado posterior que le des a tu rostro.

 

Colocar hielo en la zona es uno de los métodos más efectivos para disminuir la hinchazón. De hecho, esta es una de las recomendaciones brindadas por los profesionales en la publicación citada en el punto anterior.

Para mejorar y acelerar los resultados, debes hacerlo repetida y disciplinadamente. Se dice que el hielo tiene mejor efecto unas horas después de realizar el procedimiento; no obstante, consulta con el profesional a cargo del procedimiento para estar segura.

Otro beneficio de la aplicación de hielo es la disminución de la sensación tirante, uno de los síntomas más notorios e incómodos después de un lifting facial. Además de reducir la inflamación, al aplicar hielo en la zona evitarás que aparezcan hematomas.

Hielo en la piel después de un lifting facial

Te puede interesar: 6 esprays faciales para refrescar tu rostro

 

4. Usa una venda ortopédica

Muchas veces, en las operaciones estéticas, las personas se oponen o descuidan el uso del vendaje recomendado y necesario para la recuperación. Este es un error muy importante, porque utilizar la venda después de un lifting facial es fundamental para la recuperación.

Como detalla una publicación de MedlinePlus, las vendas ayudan a mantener la piel estirada y evitan que entre en contacto con agentes externos. Recuerda pedir a tu médico o enfermera que te enseñen a colocar y quitar la venda de la forma correcta.

5. No te expongas al sol inmediatamente

La exposición al sol puede ser un desastre si se hace justo después de un lifting facial. El principal problema es que, después de esta intervención, la piel está más expuesta a manchas y las cicatrices pueden ser más profundas.

Además, no podemos olvidar que el sol resalta los síntomas visibles del envejecimiento. Por lo tanto, las dos fuentes citadas con anterioridad coinciden en la recomendación de no exponerse al sol directamente, al menos durante los primeros meses luego del tratamiento.

 
No-utilizar-protector-solar

Otras recomendaciones para después del lifting 

Durante la primera semana, los profesionales suelen recomendar estos cuidados:

  • Cambia los vendajes constantemente, según las indicaciones de tu médico.
  • Da cuidado a los tubos de drenaje.
  • Coloca compresas frías en los ojos para relajarlos.
  • Evitar mojar las vendas.

En las semanas siguientes, se sugieren habitualmente estas medidas:

  • Mantente hidratada.
  • No utilices maquillaje hasta que las heridas hayan sanado. Generalmente, hay que esperar cerca de una semana para maquillarse. 
  • Limpia e hidrata el rostro a diario.
  • No consumas bebidas alcohólicas.
  • No realices gimnasia facial, ni tampoco ningún otro tipo de ejercicio físico.

No te descuides después de un lifting

Al seguir estas pautas básicas y las indicaciones de tu doctor, podrás tener la seguridad de tener un proceso de sanación exitoso. Esto se traducirá en los resultados que tanto deseas sin consecuencias negativas como infecciones, daños en los nervios, hematomas o cicatrices notorias.

 

Recuerda siempre que, como dijimos antes, la recuperación efectiva y los resultados óptimos dependen del cuidado que des a tu rostro luego del lifting facial. Si notas algún síntoma que no consideres normal, no dudes en consultar con el profesional.

 
  • Estiramiento facial. Mayo Clinic. https://www.mayoclinic.org/es-es/tests-procedures/face-lift/about/pac-20394059
  • Estiramiento facial. MedlinePlus. https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/002989.htm
  • Sulamanidze, M., & Sulamanidze, G. (2008). Facial lifting with Aptos Methods. Journal of cutaneous and aesthetic surgery, 1(1), 7–11. https://doi.org/10.4103/0974-2077.41149