6 razones por las que llorar es bueno

Este artículo fue redactado y avalado por el psicólogo Bernardo Peña
28 junio, 2019
Después de llorar nos sentimos más relajados, ya que nuestro organismo desecha con las lágrimas sustancias como el cortisol y, a su vez, genera endorfinas y analgésicos naturales

¿Qué es el llanto? Se considera una expresión emocional parte de cualquier humano. Es la reacción que tiene el organismo a nivel fisiológico, cognitivo, emocional y social ante distintas conductas. Sin embargo, de manera científica, llorar es bueno porque nos permite descargarnos emocionalmente.

La secreción lagrimal es el flujo que se necesita para mantener la córnea en buen estado:

  • Da oportunidad de que se desarrolle la función óptica, metabólica y lubricante.
  • Ayuda a limpiar los cuerpos extraños y las sustancias irritantes que se alojan en la superficie ocular.
  • De esta manera, las lágrimas protegen al ojo de infecciones microbianas.

¿Por qué llorar es bueno?

Todos saben acerca de los beneficios de la risa, pero pocos los del llanto. Ambos estados nos ayudan a descargar tensiones físicas y emocionales.

Esto permite que haya un equilibrio en nuestro estado de ánimo. Cuando lloramos bajan los niveles de adrenalina y noradrenalina, lo que facilita la relajación y el desahogo.

La oxitocina, por su parte, refuerza la tranquilidad. Por esta razón después de llorar sentimos un descanso similar al que experimentamos cuando salimos de la ducha.  

Lee también: 8 tips para combatir la tristeza y el desánimo naturalmente

1. Llorar libera tensión y estrés

Llorar es bueno para liberar estrés

Las lágrimas emocionales son las que el organismo produce en momentos felices y tristes. Cuando nos exponemos a preocupaciones el estrés no nos da oportunidad de pensar.

Sin embargo, al llorar nos sentimos más relajados porque en cada lágrima liberamos altas dosis de adrenocorticotropina. Esta hormona secreta cortisol y corticosterona que se liberan cuando hay tensión.

Además, cuando lloramos liberamos prolactina y leucina, que son analgésicos naturales.

En resumen es una reacción química para calmar el dolor y reducir el estrés. Por otra parte, al llorar se contraen los músculos faciales y el contorno de los ojos. Esto permite que la irrigación sanguínea lubrique las mucosas oculares.

2. Hidrata

  • Las lágrimas basales son las que se generan sin un sentimiento, simplemente es una producción de las glándulas lagrimales. Estas llegan al ojo y se van en las lágrimas.

Así, sirven para protegerlo y combatir sustancias extrañas y suciedad. Además, también mantienen la zona hidratada, porque oxigenan la córnea y cuidan nuestra visión.

  • Lo mismo sucede con las lágrimas reflejas, que se presentan cuando se mete un objeto extraño al ojo. Se producen en grandes cantidades porque contienen anticuerpos para protegernos de gérmenes y posibles virus.

3. Reduce el mal humor

Llorar es bueno para reducir el mal humor

En el momento en que el cuerpo genera lágrimas desechamos manganeso.

Cuando el organismo contiene altas cantidades de este metal experimenta irritabilidad, cansancio, periodos depresivos y cuadros de ansiedad.

Sin embargo, al llorar aumenta la cantidad de endorfinas, manteniéndonos de buen humor.

 Lee también: Consejos para evitar el mal humor 

4. Ayuda a lidiar con el dolor

Una forma de canalizar una pena es a través de las lágrimas. Podemos expresar la vulnerabilidad, pero también comunicarnos con los demás.

El llanto funciona como herramienta para liberar la emoción negativa y de esta forma se supera el dolor. Así, al levantar el ánimo, nos proporciona una sensación de bienestar.

5. Oportunidad para empatizar

Llorar es bueno para empatizar

Cuando alguien llora, inevitablemente nos invita a ponernos en su lugar, es decir, empatizamos de manera automática.

Se produce un vínculo emocional, porque las personas profundizan en las relaciones interpersonales. Además indagamos en nuestro interior y analizamos las consecuencias negativas y positivas de la situación.

6. Calmante natural

Entre los beneficios del llanto está el poder para calmar la angustia. La intensidad de las emociones fuertes es más leve y fluida.

Si el llanto es mucho pero justificado (por ejemplo, tras la muerte de un ser querido) es normal hacerlo de manera desconsolada e incluso el corazón segrega más sangre.

El caso es diferente si este viene acompañado de los siguientes síntomas: 

  • No dormir
  • Dejar de comer
  • Perder peso
  • Apatía
  • Ideas suicidas

Si esta fuera la situación es necesario buscar atención médica inmediata, ya que el llanto es desproporcionado y puede ser señal de un problema mental.

¿Cómo llorar sanamente?

  • No tomes las situaciones a pecho, ríete de ti mismo.
  • Pon distancia a los problemas y evita el drama.
  • Aprende de las cosas con buen humor.
  • Busca actividades que impulsen tus emociones: leer, cantar, bailar o ir al cine.
  • Analiza la situación y piensa qué causa el malestar.
  • No te quedes callado y expresa lo que sientes.

En resumen…

Llorar va más allá de ser una reacción del cuerpo ante determinadas situaciones. El llanto estimula la liberación de una serie de sustancias químicas que ayudan a equilibrar el estado de ánimo.

Por lo tanto, no es conveniente reprimir el llanto. Dejarlo fluir disminuye la intensidad de las emociones fuertes y ayuda a sobrellevar el dolor.